Los sicarios al mando de los carteles radicalizan la violencia en México, dice la Policía

  • Lima, 10 feb (EFE).- El ascenso de los sicarios en la cadena de mando de varios carteles de la droga ha contribuido a una radicalización de la violencia en México, dijo hoy en Lima el comisionado de la Policía Federal Preventiva de ese país, Rodrigo Esparza.

Los sicarios al mando de los carteles radicalizan la violencia en México, dice la Policía

Los sicarios al mando de los carteles radicalizan la violencia en México, dice la Policía

Lima, 10 feb (EFE).- El ascenso de los sicarios en la cadena de mando de varios carteles de la droga ha contribuido a una radicalización de la violencia en México, dijo hoy en Lima el comisionado de la Policía Federal Preventiva de ese país, Rodrigo Esparza.

El jefe policial, que participó ayer y hoy en una reunión de alto nivel entre las autoridades de México y Perú, consideró que en su país ha habido "una degradación de los cárteles".

Explicó que "los sicarios que antes estaban en quinto nivel (de la cadena de mando) han arribado al primer lugar y tienen una lógica distinta", respecto a su manera de operar y por eso "ha habido tantas muertes" en México, donde el año pasado fueron asesinadas 5.000 personas.

En un desayuno de trabajo con líderes de opinión y periodistas peruanos, Esparza agregó que más del 70 por ciento de estas muertes están vinculadas al narcotráfico y los escenarios más frecuentes son Ciudad Juárez, Sinaloa y Tijuana, bases de las mafias de la droga.

El jefe policial también admitió que las fuerzas armadas han pasado de participar en la erradicación de cultivos de marihuana a otras tareas de combate frontal de lucha contra las drogas.

Asimismo, resaltó que desde que Felipe Calderón asumió la Presidencia de México en 2006 se han decomisado unas 70 toneladas de cocaína, 3.700 toneladas de marihuana, 28.000 armas y más de 300 millones de dólares.

Por su lado, el subsecretario para América Latina y el Caribe de la cancillería mexicana, Gerónimo Gutiérrez, manifestó que la mayoría de las armas confiscadas en su país, entre ellas rifles automáticos y granadas fragmentarias, provienen de Estados Unidos.

A pesar de los altos niveles de violencia, Gutiérrez confió en que su país viva solo "un par de años con una situación complicada, antes de ver un punto de inflexión" que "permita evidenciar de manera contundente" los avances en la lucha antidroga.

El funcionario encabeza una delegación de alto nivel que llegó a Lima para abordar con las autoridades peruanas la lucha bilateral contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Durante esta cita se analizó la responsabilidad de los cárteles de México en los envíos de droga de Perú a Europa y el intercambio de datos de inteligencia en tiempo real.

También se revisaron los marcos de cooperación bilateral, el intercambio de prácticas vinculadas a la lucha contra el narcotráfico y la judicialización de los casos de peruanos detenidos en México y mexicanos detenidos en Perú por narcotráfico.

Gutiérrez indicó a Efe que también se ha intercambiado información "muy detallada" sobre la presencia de cárteles mexicanos en Perú, la naturaleza de los vínculos y sus formas de operar en el tráfico de la droga, pero evitó dar detalles.

Añadió que "alrededor del 70 por ciento de la cocaína que sale de Perú tiene como destino final a Europa", pero que lo importante es trabajar "en la naturaleza de la vinculación de las organizaciones criminales de México y Perú, y si éstas están asociadas en su traslado a Europa".

Por su lado, el presidente de la gubernamental Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Rómulo Pizarro, manifestó a Efe que los envíos de droga producida en Perú al exterior "se hacen en coordinación con representantes de cárteles mexicanos".

Pizarro destacó que uno los principales aportes peruanos en la reunión es el plan de sustitución de cultivos ilegales y anunció que la próxima cita con sus pares mexicanos será en el segundo semestre de este año.

En noviembre pasado, el presidente peruano, Alan García, y su colega mexicano, Felipe Calderón, acordaron que sus Gobiernos combatan de forma coordinada al crimen organizado, en un encuentro que sostuvieron en Lima, en el marco de la XVI Reunión de líderes del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC).