Policía encuentra oculta en el jacuzzi de un proxeneta el arma con el que asesinaron a un empresario en Almería en 2006

Los investigadores enmarcan el homicidio en las luchas de poder dentro del crimen organizado que opera en la provincia

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El asesinato del empresario italiano Giusseppe D'Amico en la localidad almeriense de Pechina en septiembre de 2006 está más cerca de resolverse desde que la Policía encontrara oculta en el jacuzzi de un proxeneta la pistola con la que alguien descerrajó dos disparos sobre la víctima, que apareció maniatada y sobre un charco de sangre en su cortijo, informaron a Europa Press fuentes de la investigación. Desde el primer momento, la policía sospechó que se trataba de un ajuste de cuentas, habida cuenta de que D'Amico contaba con un amplio historial delictivo.

La Policía culminó la semana pasada una amplia investigación sobre una trama de blanqueo de capitales procedentes de la explotación de mujeres en prostíbulos de Almería. Se detuvo a 17 personas, se intervinieron 35 inmuebles y se descubrieron 13 empresas 'tapadera'. Sin embargo, el hallazgo que más sorprendió a los investigadores fueron dos pistolas del calibre 9 corto, con sus respectivos silenciadores, ocultas en los filtros del jacuzzi que tenía en un departamento secreto de su domicilio el presunto jefe de la trama, apodado José 'El Francés'.

El resultado del cotejo del cañón de una de esas pistolas con los casquillos recogidos en el cortijo de Pechina, realizado por el Departamento de Balística, no hace albergar dudas: fue el arma utilizada para asesinar a D'Amico. Los policías del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIT), una unidad de élite que presta apoyo tecnológico a otros grupos de la Policía, utilizó una cámara del tamaño de un garbanzo para llegar hasta los filtros del jacuzzi, donde se escondían las pistolas, que tenían la numeración borrada.

José 'El Francés' residía en ese domicilio con su pareja, N.G.R.S.L, la mujer de la que la Policía sospecha que dirigía la trama desarticulada. Esa red controlaba siete locales de alterne en en los que trabajan mujeres introducidas ilegalmente en España. Entre los detenidos figura el ex director de una sucursal bancaria, quien habría ayudado a blanquear 12 millones de euros desde 2007.

AJUSTE DE CUENTAS. D'Amico regentaba discotecas y bares de copas en Almería cuando fue asesinado a los 57 años, pero la policía sospechaba que era el jefe de un importante clan mafioso desde que aterrizó en la costa almeriense en los años ochenta. Con numerosos antecedentes penales en España y en su país de origen, su asesinato fue enmarcado en las luchas de poder dentro del crimen organizado que opera en Almería.

El crimen de Giussepe D'Amico trajo inmediatamente a la mente de los almerienses otro hecho similar, el asesinato del empresario Juan Asensio, tiroteado en 2004 cuando entraba al ascensor de su casa. Este crimen tuvo un segundo episodio meses después cuando el hijo del empresario vengó su muerte acabando, también a tiros, con la vida del ex guardaespaldas de su padre.

De hecho, D'Amico y Asensio habían sido socios y luego enemigos. El italiano fue detenido en 1990 junto a otros cuatro hombres cuando viajaba por la capital almeriense en un coche cargado de armas de fuego, y se sospecha que el objetivo criminal de los arrestados aquel día era el otro empresario, su antiguo amigo Juan Asensio, que acabó siendo asesinado en 2004, catorce años más tarde, en otro crimen sin resolver.

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Almería dictó el pasado viernes prisión provisional contra la pareja que presuntamente dirigía la trama, el ex director de banco y contra otros cinco de los 17 detenidos en la operación, en la que participaron 80 agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Los investigadores españoles contaron con la colaboración en sus pesquisas de las policías rusa, francesa y brasileña.