Roberto Saviano, reconocido con el 'Llibertad de Expressió', dice que "la información valiente no tiene miedo al poder"

VALENCIA, 7 (EUROPA PRESS)

El periodista italiano Roberto Saviano aseguró hoy que la "información valiente no tiene miedo al poder" y aseveró que la libertad de expresión es su "única motivación". El escritor, galardonado con el premio 'Llibertad de expressió' de La Unió de Periodistes Valencians, transmitió estas ideas en una carta, debido a que no pudo acudir al acto de entrega por motivos de seguridad. Además de Saviano, recibieron este galardón el fotoperiodista Gervasio Sánchez y el periodista valenciano Juan José Pérez Benlloch.

También asistieron al acto de entrega, el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta; el secretario general del PSPV, Jorge Alarte; la portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Carmen Alborch; la directora del Institut Valencià d'Art Modern (IVAM), Consuelo Císcar; el secretario general de CCOO-PV, Paco Molina, y los diputados autonómicos de Compromís, entre ellos la síndica del grupo, Mónica Oltra, quien llevó la camiseta con la fotografía del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y el lema 'Wanted' (buscado).

Así, en el acto de entrega, el presidente de La Unió de Periodistes Valencians, Joaquim Clemente, leyó el escrito de Saviano en el que agradece el galardón, especialmente, porque, según dice, "escribir, para mí, es respirar". Saviano --amenazado de muerte por descubrir en su obra más conocida, 'Gamorra', los secretos de la camorra y la mafia-- explica que lleva "tres años escondido" y que, por eso, este galardón supone aún más para él.

Asimismo, en esta misiva, hace hincapié en la "importancia de los lectores", porque, a través de su apoyo y sus manifestaciones en contra de la mafia, son "la mejor protección", considera Saviano. Añade que "gracias a ellos" puede "seguir escribiendo".

Joaquín Clemente criticó que la situación de crisis económica está teniendo "efectos sobre la calidad de la información", y como consecuencia, "también sobre la calidad de la democracia". En este sentido, censuró que las empresas de medios de comunicación "aprovechan la coartada de la crisis para limitar la libertad de expresión".

Por su parte, Benlloch analizó la situación del periodismo actual en la Comunitat y se preguntó "cómo es posible que un director permita que vaya a una rueda de prensa un periodista para que le den un papel y no se admitan preguntas". Criticó que el profesional se ha "convertido en un funcionario", y se ha ido "encogiendo", hasta que "cada vez pinta menos".

El periodista manifestó que la principal característica del régimen político actual es la "ocultación", hasta el punto de que el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, "no aparece ni en las Corts valencianes". Lamentó que los periodistas "no tiran de la manta, y las autoridades están tranquilas".

También se refirió a la situación de la televisión pública valenciana y lamentó la "humillación permanente" de la Comunitat Valenciana por el régimen de administración de este ente. "Los valencianos hemos perdido la televisión, y a ver cómo la recuperamos", se planteó.

Frente a la situación actual, señaló que espera un futuro "negro", y ante ello, "sólo hay dos salidas, que lo que queda de la izquierda haga una gran reivindicación para que los medios de comunicación públicos estén gestionados por entidades cívicas; o volver a la guerra de guerrillas, utilizando las posibilidades de las nuevas tecnologías, como los blogs".

En el acto intervino también Gervasio Sánchez, quien recordó su trabajo como periodista de guerra y a sus compañeros que han fallecido en los conflictos bélicos, como Miguel Gil, José Couso, Julio Anguita Parrado, Ricardo Ortega o Julio Fuentes.

VENTA DE ARMAS

Para el fotoperiodista, la guerra es "el máximo fracaso de la sociedad", pero también un "gran negocio", por lo que "seguirá habiendo guerra, mientras los gobernantes de los países desarrollados sigan vendiendo armas". En España, criticó que el Gobierno actual "que aprovechó el sentimiento en contra de la guerra de Irak para ganar las elecciones en 2004, ha duplicado la venta de armas", hasta el punto de que el país se coloca en el octavo puesta de naciones que más armas venden.

Asimismo, criticó el tratamiento que se hace en los medios de comunicación en informaciones relacionadas con conflictos bélicos, porque en la guerra "hay víctimas, pero no son números, son seres humanos con nombres y apellidos". Así, censuró que la prensa realiza "un permanente jugueteo con el número, y no entra en la historia".