Sucesos.-Detenida una banda de narcos con 12 kilos de coca que contaba con dos empleados de Barajas para introducir droga

En otra actuación, realizada también en el aeropuerto, los agentes han detenido a un "correo" que portaba 1,2 kilos de coca en sus ropas MADRID, 12 (EUROPA PRESS) Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo organizado de nueve personas con 12 kilos de cocaína, dos de ellos empleados de una compañía de seguridad de Barajas, dedicado a la introducción y distribución de esta sustancia estupefaciente procedente de varios países sudamericanos a través del aeropuerto madrileño, informó hoy la Jefatura Superior de la Policía de Madrid. La investigación se inició a finales de diciembre de 2008, tras tenerse conocimiento de la presencia en Madrid de un grupo de ciudadanos dedicados a introducir en nuestro país cocaína procedente de sudamérica. La organización estaba dirigida por un hombre español y una mujer de nacionalidad colombiana. La labor de esta última era dirigir la infraestructura de la red en Colombia, Perú y República Dominicana donde, gracias a sus contactos, conseguía la cocaína. Por su parte, el otro individuo se encargaba de las labores logísticas en Madrid para conseguir introducirla una vez llegaba a España. Además, contaban con la colaboración de dos empleados de una empresa que presta servicios de seguridad a compañías aéreas, que tenían acceso a todas las dependencias aeroportuarias gracias a sus tarjetas magnéticas. Su labor era la de recibir la sustancia estupefaciente en las mangas o "'fingers'" del aeropuerto que conectan las aeronaves con el edificio. Después, sacaban la droga del aeropuerto sin que el pasajero que la transportaba desde sudamérica tuviera que pasar los controles policiales con la cocaína. Posteriormente la droga era repartida entre los miembros de la red para su corte y distribución en cantidades más pequeñas tanto en la Comunidad de Madrid como en la provincia de Ciudad Real. DETENIDOS A LA LLEGADA DE UN ENVÍO Las investigaciones de la Policía revelaron que a mediados del mes de enero el grupo había enviado a dos personas, un español y una mujer rumana, a recoger diversas partidas de cocaína en Perú y República Dominicana. Tenían previsto regresar a España el mismo día pero, debido a problemas con la recepción de la cocaína en Perú, sólo uno de ellos emprendió el viaje. Los agentes establecieron un dispositivo que culminó con el arresto del 'correo' y de los dos empleados de la compañía de seguridad cuando recogían una bolsa con 12 kilos de cocaína en la puerta del avión que lo traía de República Dominicana. El resto de los implicados fueron arrestados posteriormente. Así, se han practicado dos registros en la localidad madrileña de Arroyomolinos y en Tomelloso, Ciudad Real, donde se han intervenido diversos teléfonos móviles y documentación relativa a la actividad delictiva. La operación ha sido realizada por investigadores del Grupo de Respuesta Especial al Crimen Organizado (GRECO) y de la Brigada Central de Estupefacientes de la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (UDYCO) Central, que han contado con el apoyo del Grupo de Estupefacientes del aeropuerto de Madrid-Barajas. INTERCEPTADO 'CORREO' CON UN 1,2 KILOS DE COCA Por otro lado, la Policía realizó otra operación, en el marco de las investigaciones desarrolladas por la Brigada Central de Estupefacientes, que ha permitido detener también en el aeropuerto madrileño a un 'correo' que intentaba introducir en nuestro país 1.230 gramos de cocaína oculta bajo sus ropas. El hombre, de 51 años y nacionalidad española, fue interceptado a su llegada procedente de la capital de Santo Domingo. Los agentes tuvieron conocimiento a finales del pasado año de que el detenido pretendía desplazarse hasta un país centroamericano. La finalidad del viaje era, al parecer, transportar a su regreso una cantidad indeterminada de estupefaciente. Una vez que estaba plenamente identificado se solicitó la colaboración del Grupo de Estupefacientes del Aeropuerto de Barajas para controlar los diferentes vuelos que tuvieran como origen o destino los diferentes países centroamericanos. Así, el sospechoso fue interceptado a su llegada a Madrid. Tras registrar sus pertenencias e inspeccionar las ropas que vestía, los agentes pudieron verificar que portaba en un doble 'culotte' 20 envoltorios que contenían en su interior 1.230 gramos de cocaína.