Un joven guatemalteco de 18 años mata a su hermano de 13 por pertenecer a una banda rival

CIUDAD DE GUATEMALA, 9 (Reuters/EP)

Un joven pandillero guatemalteco de 18 años asesinó esta semana a su hermano pequeño, de 13 años, en las inmediaciones de la casa donde ambos vivían porque pertenecía a una banda rival, según informó ayer la Policía.

El presunto agresor, Héctor Mazariegos, forma parte de la banda 'Mara 18', pero su hermano, de nombre César, era miembro de la 'Mara Salvatrucha'. "Hace un par de días, discutieron y se produjo un tiroteo en la calle", afirmó el portavoz policial Marco Trejo, que explicó que cada uno de los jóvenes tenía tatuados los emblemas de sus respectivas pandillas, que luchan por hacerse el control de la mafia de las bandas en Centroamérica.

César murió en el lugar de los hechos, pero Héctor resultó herido de bala y trato de huir de la escena del crimen. Fue arrestado por las fuerzas de seguridad a escasos kilómetros de la vivienda y trasladado a un hospital, donde estos días permanecía ingresado bajo custodia policial.

Guatemala, El Salvador y Honduras sufren como pocos el asedio de las bandas violentas y, especialmente, de las bandas conocidas como 'maras' y que tienen su origen en los inmigrantes salvadoreños que se agruparon en las calles de Los Angeles en las décadas de los ochenta y noventa.

En el caso concreto de Guatemala, el Gobierno achaca a estas redes robos, asesinatos y extorsiones. No en vano, el país centroamericano de 16 millones de habitantes es uno de los más violentos de toda la región, con más de 6.000 asesinatos.