Un tribunal de EEUU condena al narcotraficante colombiano Eugenio Montoya Sánchez a 30 años de prisión

BOGOTÁ, 28 (EUROPA PRESS)

La Corte Federal de Florida sentenció ayer al narcotraficante colombiano Eugenio Montoya Sánchez, alias 'Don Hugo', a 30 años de cárcel por conspirar para importar cocaína a Estados Unidos y por obstrucción a la justicia.

Eugenio Montoya, que enfrentaba 12 cargos criminales, fue un miembro de alto rango del cártel de cocaína Norte del Valle y era el encargado de administrar el dinero que obtenía la organización mediante el narcotráfico y supervisaba los lugares utilizados para esconder esos fondos.

El confeso narcotraficante escuchó la sentencia de los jueces con grilletes en las piernas y vestido con el uniforme de prisionero. Su abogado, Rubén Oliva, declaró al finalizar la vista judicial que la condena se ajustaba a lo convenido con los fiscales federales. "Tenemos esperanza de una rebaja de la sentencia por cooperación", señaló.

El acusado, por su parte, pidió disculpas a los familiares de un testigo federal en su caso, Jhon Jairo García Giraldo, alias 'Dosmil', quien fue torturado y asesinado en Colombia. García Giraldo fue golpeado con bates de béisbol por parte de secuaces de Montoya, para luego ser asesinado y su cuerpo arrojado a un río, según los documentos judiciales.

"Pido perdón a la familia del señor García por ese tan desafortunado hecho del que me responsabilizo y por todas las actitudes que tomé mientras hice parte de esa organización", señaló el condenado. "Pido una segunda oportunidad para corregir mis errores", agregó.

IMPORTANTE

Las autoridades estadounidenses han calificado su caso, en el que su hermano Diego Montoya, alias 'Don Diego', también está acusado, como el más importante después de la sentencia a 30 años de Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, ex jefes del disuelto cártel de Cali.

Según los documentos judiciales, Eugenio Montoya era uno de los principales miembros del cartel del norte del Valle, liderado por su hermano Diego Montoya, que fue uno de los diez fugitivos más buscados por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

La organización delictiva generalmente mantenía entre 18 y 20 millones de dólares en efectivo en diferentes sitios de Colombia y Eugenio Montoya usaba el dinero para establecer laboratorios de cocaína, pagar el transporte de la droga y personal de seguridad.

Montoya Sánchez fue arrestado por autoridades colombianas tras un tiroteo en enero de 2007 y fue extraditado a Florida en junio. Se declaró culpable de los cargos en enero pasado tras alcanzar un acuerdo con la Fiscalía Federal del distrito sur del estado de Florida, en informaciones de la emisora RCN recogidas por Europa Press.

El acusado indicó a los fiscales que el cártel tenía acumulados hasta 20 millones de dólares en efectivo en las casas de seguridad alrededor de Colombia. También declaró que invirtió las ganancias del narcotráfico en bienes raíces y negocios externos, al igual que para financiar laboratorios de cocaína y pagar a trabajadores de esas instalaciones, transportadores de cocaína y personal de seguridad.

Fue el tercer miembro de la familia condenado en el caso. Su hermano Juan Carlos Montoya Sánchez y su primo Carlos Felipe Toro Sánchez se declararon culpables de cargos de conspiración con drogas en 2005 y fueron sentenciados a 21 años y 19 años de cárcel, respectivamente.