Una red de narcotraficantes empleaba 'correos' humanos que viajaban en crucero

CÁDIZ/MADRID, 29 (OTR/PRESS)

Eran mujeres mayores y viajaban en cruceros de lujo que procedían de Sudamérica. Bajaban y subían en los puertos donde hacían escala los barcos. Pero en las paradas que tenían lugar en Brasil no sólo compraban souvenirs, sino que además recibían droga. Uno de los 'correos' de una banda de narcotraficantes perfectamente organizada les iba facilitando cocaína en las distintas paradas para que la subieran a bordo sin levantar sospechas. Las turistas evitaban así los controles policiales. La Policía Nacional ha logrado desarticular una banda perfectamente organizada y ha hallado 27 kilogramos de cocaína en el registro de un camarote de un crucero que hacía escala en Cádiz.

Los agentes han detenido a un total de nueve personas antes de que pudieran realizar el desembarco de la droga en la ciudad gaditana. La Policía ha desmantelado además dos cultivos hidropónicos de marihuana en Barcelona. La investigación y los registros han mostrado que el grupo realizaba además extorsiones, secuestros y sustraía partidas de estupefacientes a otros narcotraficantes. Las investigaciones se habían iniciado a mediados del verano pasado, cuando se detectó la presencia de un grupo criminal asentado en Cataluña que pretendía establecerse también en Ibiza para la distribución de cocaína en Baleares.

Los policías descubrieron que la organización preparaba el traslado de un importante cargamento de cocaína procedente de Brasil, país al que se desplazó uno de los 'cabecillas' de la banda, F.J.P.G., para negociar la compraventa. La droga estaba destinada a Cataluña y Baleares. Este individuo esperaba en distintos puertos de Brasil a mujeres de avanzada edad que se habían embarcado en un crucero transoceánico de lujo. En las paradas en los puertos brasileños, F.J.P.G. les entregaba la droga. Su condición de turistas les hacía pasar desapercibidas, y a su llegada a España entregarían la droga a otro miembro de la banda.

Pero la policía logró identificar a las dos personas en el crucero que actuaban como 'correos'. Prepararon una estrecha vigilancia para controlar el momento en que desembarcarían la droga en España. El destino final era la ciudad de Málaga, pero los integrantes del grupo C.I.S. y J.V.A.R. se trasladaron a Cádiz para descargar la mercancía ante una posible operación policial.

Los policías arrestaron en un primer momento a cuatro personas: los dos 'correos' y los dos desplazados a Cádiz. Un registro en el camarote de los encargados de transportar la droga permitió el hallazgo de 27 kilogramos de cocaína de gran pureza. La segunda fase de la operación permitió detener al resto de delincuentes en Barcelona. Se registraron además varias casas de campo a nombre de sociedades fantasma que servían de almacén al grupo criminal y en los que guardaban cinco vehículos de alta gama, relojes robados de alta bisutería y dinero en efectivo. Los agentes descubrieron dos laboratorios hidropónicos de cultivo de marihuana con más de 200 plantas. Los agentes hallaron asimismo una pistola semiautomática del calibre 9 milímetros parabellum con munición, la numeración alterada y lista para su uso, oculta junto con un pasamontañas y unos guantes. En el momento de la detención, la banda estaba preparando el secuestro de un traficante de drogas. Su domicilio ya estaba bajo vigilancia.

EL HACHÍS A EUROPA Y LA COCAÍNA A CATALUÑA E IBIZA

La organización la componían distintas células, que operaban de manera independiente. Una de ellas era la encargada de introducir en España grandes cantidades de hachís que luego distribuían a Europa, principalmente a Holanda. La cocaína que introducían la destinaban principalmente a Cataluña e Ibiza. Otra de las ramas estaba dirigida por un ciudadano holandés que se encargaba de dos laboratorios hidropónicos de cultivo de marihuana en diferentes localidades de Barcelona, mientras que otros miembros de la banda se dedicaban a extorsionar, secuestrar y robar a miembros de otras organizaciones criminales por deudas relacionadas con el tráfico de estupefacientes.

F.P.G.J. fue detenido en la localidad de Lepe (Huelva) cuando intentaba huir de España por la frontera de Ayamonte para coger un avión en Portugal con destino a Brasil. Llevaba consigo una importante suma de dinero y varias escrituras públicas españolas y brasileñas de propiedad en ambos países a nombre de sociedades tapadera.

A los nueve arrestados se les imputan delitos de secuestro, tenencia ilícita de armas, delitos contra la salud pública y asociación ilícita. Los agentes intervinieron 208 plantas de marihuana, teléfonos móviles, 12.000 euros en efectivo y otros 3.000 en moneda brasileña. La Policía sigue investigando el origen de los relojes robados.

La operación ha sido coordinada por el GRECO Ibiza de la Comisaría General de Policía Judicial y han participado agentes del GRECO Cádiz, de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña y de las Comisarías Provinciales de Cádiz y de Huelva.