Dos marines curtidos en Irak limpian ahora escenas de crímenes en EEUU

  • Nueva York, 27 mar (EFE).- Dos marines estadounidenses se han servido de su experiencia en Irak recogiendo los cuerpos de sus compañeros caídos en la guerra para, a su regreso a EEUU, crear una empresa dedicada a la limpieza de escenas de crímenes.

Dos marines curtidos en Irak limpian ahora escenas de crímenes en EEUU

Dos marines curtidos en Irak limpian ahora escenas de crímenes en EEUU

Nueva York, 27 mar (EFE).- Dos marines estadounidenses se han servido de su experiencia en Irak recogiendo los cuerpos de sus compañeros caídos en la guerra para, a su regreso a EEUU, crear una empresa dedicada a la limpieza de escenas de crímenes.

Ben Lichtenwalner y Ryan Sawyer, dos reservistas del ejército estadounidense, crearon Biotrauma (www.biotrauma.com) en el estado de Georgia, una de las pocas empresas especializadas en limpiar a fondo, cuando acaba la labor de los equipos forenses, lugares en los que se han producido accidentes, asesinatos, suicidios o muertes naturales.

"En el 80 por ciento de las ocasiones es la propia familia la que limpia y se encarga de que todo vuelva al orden. Permitir que, habiendo sufrido un trastorno tan grande, esas personas hagan eso no es normal. Por eso creamos Biotrauma", dijo a Efe Sawyer, quien coincidió con su socio en Irak en el verano de 2005.

Mucho se ha visto en el cine y también en la televisión de cómo trabaja la policía científica, pero pocas veces se ha hablado de qué pasa cuando, por ejemplo, el inspector Gil Grissom de la conocida serie de ficción "CSI" abandona con el trabajo hecho la escena del crimen, un lugar que debe volver a la normalidad un día u otro.

Es en ese momento cuando actúan los profesionales como Lichtenwalner y Sawyer, quienes durante siete meses fueron los encargados de recuperar los cuerpos de todos los que hubieran fallecido en plena batalla, "ya fueran marines, civiles iraquíes o los enemigos", recordó Sawyer.

"Nos entrenaron para que fuéramos conscientes de los peligros físicos que conlleva tratar con cuerpos en ese estado", explicó Sawyer, para quien "lo más grande" que se llevaron de Irak fue "el aprendizaje emocional de lo que significa la muerte y las consecuencias que tiene en sus allegados".

Llevar un equipo adecuado que evite cualquier infección y, ahora en Biotrauma, sumarle los productos químicos pertinentes para no dejar restos "ni visibles ni invisibles" de las tragedias no es suficiente para estos empresarios, ya que consideran que lo más importante es "respetar a las familias y ser sensibles ante las situaciones que viven", dice Sawyer.

"Limpiamos todos los aspectos físicos, pero nuestro negocio se centra en tener en mente siempre a las familias y ser respetuosos con sus sentimientos. En eso intentamos ayudar", explicó el ex marine.

Trabajos como el suyo son ahora más conocidos en EEUU gracias al reciente estreno de "Sunshine Cleaning", una comedia con un reparto de lujo, con Amy Adams, Emily Blunt y Alan Arkin como protagonistas, que cuenta cómo dos hermanas ponen en marcha una empresa de limpieza de escenas de crímenes para conseguir un mejor porvenir.

"No hemos visto la película, pero puedo asegurar que nos alegra profundamente que, a lo mejor gracias a ella, haya más personas que sepan lo que hacemos, que este trabajo existe y que realizamos una labor muy importante", dijo Sawyer.

Biotrauma, sin embargo, difiere mucho de Sunshine Cleaning como compañía, ya que, según el empresario, "por respeto a la intimidad de las familias", ninguno de sus vehículos lleva el nombre de la empresa ni tampoco se puede ver a los trabajadores en monos de trabajo en los exteriores de hogares.

Aunque los dos ex militares reconocen que su aventura profesional puede causar cierta grima a algunos, también aseguran que entre sus familiares y amigos han encontrado respeto a ese trabajo.

Ellos "están muy orgullosos" de lo que hacen, algo que es "la mejor manera de devolver a la sociedad lo que aprendimos como marines", aseguran.

Sawyer, quien destacó que "todo el mundo debe saber que sus servicios están cubiertos normalmente por las pólizas de seguro de hogar", reconoció, sin embargo, que hay encargos que cuesta hacer más que otros.

"Da igual las veces que hayas sentido el hedor que hay en un lugar donde ha habido un cuerpo en descomposición. Hay que tener el estómago bien fuerte y jamás te vas a acostumbrar", dijo.

Los empresarios ya han formado a otras personas que querían montar empresas similares a la suya, entre las que destaca la española "Limpiezas Traumáticas" (www.limpiezastraumaticas.com), según cuentan, opera en la región de Asturias.

Por David Valenzuela