El Ejército asciende a tres rehenes de las FARC, entre ellos los cautivos más antiguos

  • Bogotá, 6 mar (EFE).- El ejército colombiano ascendió hoy de manera simbólica a tres de los uniformados que siguen como rehenes de las FARC, entre ellos los dos suboficiales que llevan más tiempo en cautiverio, informaron fuentes castrenses regionales.

El Ejército asciende a tres rehenes de las FARC, entre ellos los cautivos más antiguos

El Ejército asciende a tres rehenes de las FARC, entre ellos los cautivos más antiguos

Bogotá, 6 mar (EFE).- El ejército colombiano ascendió hoy de manera simbólica a tres de los uniformados que siguen como rehenes de las FARC, entre ellos los dos suboficiales que llevan más tiempo en cautiverio, informaron fuentes castrenses regionales.

La ceremonia tuvo como escenario el campo de paradas del Batallón de Infantería Boyacá, unidad con sede en la ciudad sureña de Pasto y a la que estaban asignados los tres secuestrados.

Los distintivos del nuevo grado de estos efectivos fueron entregados a sus familiares por parte de los coroneles Joaquín Pablo Hernández y Wilmar Buitrago, en su orden comandantes de la XXIII Brigada del Ejército, acantonada en la misma ciudad, y del Batallón Boyacá.

Los ascendidos son Livio José Martínez, Pablo Emilio Moncayo y Luis Alfredo Moreno, quienes tenían los grados de cabo primero, cabo primero y sargento viceprimero, respectivamente, por la época en la que cayeron en manos de las FARC.

Martínez y Moncayo, que ascendieron al grado de sargento viceprimero, están en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde diciembre de 1997, durante un asalto a la base militar de comunicaciones de Patascoy (suroeste), lo que los hace los rehenes que llevan más años en cautividad.

Moreno, secuestrado en agosto de 1998 en una base de Miraflores (sur), subió al grado de sargento.

"Hoy, en este día tan especial, le digo a mi papito que lo felicito, que tiene mis sinceras felicitaciones por su ascenso", expresó a medios locales el único hijo de Martínez, Johan Steven, que nació después de que su padre cayera en manos rebeldes.

La madre de Moncayo, Estela Cabrera, declaró que el ascenso le genera sentimientos encontrados por cuanto quiso que hubiera sido su hijo el que lo recibiera.

Los militares fueron subidos de rango en virtud de una ley que ordena el ascenso de efectivos secuestrados y que fue firmada el pasado enero por el presidente Álvaro Uribe.

Los tres efectivos están en el grupo de veintidós rehenes que las FARC pretenden canjear por medio millar de insurgentes presos, mediante la negociación de un acuerdo humanitario con el Gobierno.