El fallecido y la mujer herida en la deflagración de gas en Granada son padre e hija

  • Granada, 29 abr (EFE).- El hombre que ha fallecido en la deflagración de gas registrada hoy en una vivienda de Granada, que finalmente tiene 51 años, y la mujer de 27 que ha resultado herida grave en el siniestro son padre e hija, según han informado a Efe fuentes de la Policía Nacional.

Granada, 29 abr (EFE).- El hombre que ha fallecido en la deflagración de gas registrada hoy en una vivienda de Granada, que finalmente tiene 51 años, y la mujer de 27 que ha resultado herida grave en el siniestro son padre e hija, según han informado a Efe fuentes de la Policía Nacional.

El cuerpo del fallecido, L.J.G.R., ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense de Granada para que se le practique la autopsia y determinar las causas de su muerte, que podría haberse producido como consecuencia de la onda expansiva.

Las primeras investigaciones apuntan a que el siniestro se ha producido por una acumulación de gas por un despiste de un técnico de butano que realizaba una instalación en el piso, según ha explicado a los periodistas el jefe de Bomberos de Granada, Manuel Salas.

Junto a la mujer herida, que evoluciona bien tras haber sido intervenida de una fractura en una pierna y en las próximas horas podría ser trasladada a planta en el Hospital de Traumatología se encuentra el operario del gas, de 60 años, que ha sido ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del mismo centro en estado grave pero estable, han informado a Efe fuentes sanitarias.

Este herido sufre quemaduras de segundo y tercer grado, sobre todo en la cara y el tórax, lo que correspondería al doce o trece por ciento de la superficie de su cuerpo, según las mismas fuentes.

La deflagración se ha producido pocos minutos antes de las nueve de la mañana en el primer piso de un edificio tres plantas de reciente construcción ubicado en la calle Cardenal Parrado esquina con García Morato, en el barrio de Cartuja.

El jefe de bomberos ha indicado que el técnico de butano ha asegurado que se encontraba solo, por lo que no se descarta que existan dos apartamentos en cada planta y que el fallecido y la mujer herida fueran los inquilinos del piso contiguo a la vivienda en la que trabajaba el operario, probablemente en la instalación de la cocina o el calentador.

Los bomberos han trabajado en la zona durante todo el día en la retirada de los escombros que la explosión ha desplazado incluso a 100 metros de distancia de la vivienda y evitar que exista peligro para los viandantes mientras que la policía judicial se encarga de la investigación para esclarecer las circunstancias del siniestro.

El edificio en el que se ha producido la deflagración ha sufrido daños importantes, así como algunas de las viviendas contiguas que, aunque no tendrán que ser desalojadas, sí deberán apuntalarse, ha adelantado el jefe de bomberos.

También una docena de vehículos aparcados en las calles cercanas han sufrido daños de diversa consideración como roturas de lunas y abolladuras causadas por los cascotes y enseres que han salido disparados de la vivienda.