El hombre que intentó quemar ayer a su mujer estaba en libertad condicional

  • Granada, 24 abr (EFE).- El hombre que se suicidó ayer después de intentar quemar a su mujer en el núcleo poblacional de La Herradura, en Almuñécar (Granada), se encontraba en libertad condicional por un delito de venta de drogas, según han precisado a Efe fuentes de Instituciones Penitenciarias.

Un hombre intenta quemar viva a su mujer y después se suicida

Un hombre intenta quemar viva a su mujer y después se suicida

Granada, 24 abr (EFE).- El hombre que se suicidó ayer después de intentar quemar a su mujer en el núcleo poblacional de La Herradura, en Almuñécar (Granada), se encontraba en libertad condicional por un delito de venta de drogas, según han precisado a Efe fuentes de Instituciones Penitenciarias.

Este individuo, de iniciales C.F.G., disfrutaba del tercer grado desde enero de este año, concedido en la cárcel de Albolote (Granada), adonde había sido trasladado el año pasado desde la prisión del Acebuche (Almería), han añadido las fuentes.

Según han informado a Efe fuentes judiciales, el hombre fue condenado en 2007 a tres años y medio de prisión por el juzgado de lo Penal 1 de Motril por un delito contra la salud pública, por el que debía cumplir condena hasta el 30 de diciembre de este año.

Además, en 2004 el juzgado de Instrucción número 2 de Almuñécar abrió diligencias contra él por presuntos malos tratos a su mujer, ya que vecinos de la pareja avisaron a la Guardia Civil al escuchar gritos y golpes en la vivienda.

La mujer negó los hechos a la Guardia Civil y posteriormente ante el juez, además de rechazar ser atendida, por lo que finalmente el juez decidió archivar la causa.

La coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Carmen Solera, ha explicado a Efe que la mujer era usuaria del servicio de atención a las víctimas de violencia de género, aunque por una pareja anterior.

El suceso se produjo ayer, cuando el hombre se dirigió a unas oficinas colindantes a la Delegación del Ayuntamiento, en las que estaba trabajando la mujer como limpiadora, y le pegó una paliza, para después rociarla con gasolina.

Aunque él también se roció de gasolina, finalmente no prendió fuego a ninguno de los dos y huyó del lugar de los hechos, pero agredió con un objeto a la mujer, que presentaba diversas heridas pero fue dada de alta horas después.

Posteriormente, el hombre, de etnia gitana, se suicidó en un cortijo situado en el Pago del Rescate, a unos diez kilómetros de La Herradura.