La esperanza de encontrar viva a Isabel se apagó tras 67 días de busca sin pausa

  • Santa Cruz de Tenerife, 28 may (EFE).- Las esperanzas de encontrar con vida a Isabel Canino, que alentaron su búsqueda por parajes de Tenerife con policías y voluntarios, se desvanecieron hoy, 67 días después de su desaparición, cuando en una fosa séptica de una vivienda de su ex pareja se encontró un cadáver.

Santa Cruz de Tenerife, 28 may (EFE).- Las esperanzas de encontrar con vida a Isabel Canino, que alentaron su búsqueda por parajes de Tenerife con policías y voluntarios, se desvanecieron hoy, 67 días después de su desaparición, cuando en una fosa séptica de una vivienda de su ex pareja se encontró un cadáver.

El cadáver estaba en una fosa séptica de una vivienda del Camino de La Hornera, en el municipio de La Laguna y el ex compañero sentimental de la mujer, Salvador Alberto M.M., propietario de la casa ha sido detenido.

Salvador Alberto M.M. ha sido trasladado a la Comisaría de la Policía Nacional en La Laguna para prestar declaración.

Isabel Canino Rivero, conductora del servicio urbano de la empresa Transportes Interurbanos de Tenerife SA (TITSA) en Santa Cruz de Tenerife, fue vista por última vez con vida el pasado 20 de marzo, y su familia denunció su desaparición tras no poder contactar con ella en su domicilio de El Sobradillo, en la capital tinerfeña.

Además, la conductora no se incorporó a su puesto de trabajo el lunes siguiente a la desaparición y el 24 de marzo fue detenido en relación con este caso Salvador Alberto M.M., ex pareja de la mujer, después de presentarse a los juzgados a declarar de forma voluntaria.

La detención se prorrogó entonces durante 72 horas y finalmente la magistrada del juzgado de guardia de La Laguna acordó la puesta en libertad sin cargos del hombre, también trabajador de la compañía TITSA, quien hoy ha vuelto a ser detenido tras el hallado del cuerpo de la joven en una vivienda de su propiedad.

En señal de solidaridad con la familia de Isabel Canino se han realizado varias concentraciones de trabajadores de TITSA y una concentración el 25 de abril a la que acudieron unas 500 personas, entre ellos sus padres, que encabezaban la marcha con una pancarta en la se leía "No estamos todos, falta Isabel".

En aquella ocasión la hermana de Isabel, Eladia Canino, manifestó que ella estaba entera, tal vez por el ánimo que recibía de la población, pero los más afectados eran sus padres, que incluso necesitaron ayuda psicológica para acabar la manifestación.

La familia llegó a confesarse "derrotada" por la espera y confiaba en que este caso no fuera igual al de Sara Morales, la joven desaparecida en Gran Canaria desde 2006.

Los padres de Isabel están "derrotados" y sobre todo la madre está "haciendo de tripas corazón" ante el sufrimiento de esperar, llegó a confesar José Luis Rivero, tío de la joven.

A la búsqueda de Isabel se dedicaron siete policías nacionales a tiempo completo y un inspector dedicado las 24 horas a la familia por si necesitase cualquier cosa o puede aportar algún nuevo dato.

También grupos de voluntarios y de la asociación de vecinos de El Sobradillo organizaron rastreos por barrancos y diversos parajes de la isla.