La hija de Publio Cordón cree que su padre intentó escapar varias veces y que cuando pagaron el rescate ya estaba muerto

MADRID, 31 (EUROPA PRESS) Carmen Cordón, hija del empresario Publio Cordón, secuestrado por los GRAPO en 1995, considera que su padre intentó escapar en varias ocasiones dado su carácter "emprendedor" y cree también que cuando la familia pagó su rescate, el empresario zaragozano ya estaba muerto. "Yo estoy convencida de que entonces mi padre ya estaba muerto. Nos estaban estafando, con toda seguridad", aseveró Carmen en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press. En este marco, rememoró el secuestro de su padre, ocurrido el 27 de junio de 1995, cuando Cordón hacía footing en los alrededores de su domicilio, y que pudo acabar entre el 1 y el 9 de agosto de ese mismo año. Según dijo, la familia cumplió todas las instrucciones respecto al pago del rescate, pero los terroristas respondían que primero debían verificar la "contabilidad" y "si todo estaba bien en una semana o diez días" lo liberarían. "Pero nunca lo soltaron", añadió Carmen, para sentenciar: "Si Fernando Silva Sande no estaba custodiando a mi padre, puesto que vino a recoger el dinero, eso quiere decir que no había padre al que custodiar". Dicho esto, advirtió del "perfil peligrosísimo" del ex dirigente de los GRAPO Fernando Silva Sande, quien en su última declaración de noviembre confesó que Cordón fue enterrado días después de su secuestro. Para ella, este terrorista es "un psicópata, al que tiene miedo la propia Policía". "Cuando ha asaltado furgones blindados y se ha llevado las bolsas de dinero, no ha tenido escrúpulos en pisotear el cadáver de sus compañeros de lucha", apuntó. Carmen prosiguió recordando el anhelo de la familia por que Cordón siguiese con vida. "Te agarras a un clavo ardiendo. Cualquier pequeño rumor en el que te puedas sujetar, hasta las hipótesis más peregrinas, te sirven para creer que sigue vivo y que tal vez lo puedas salvar", relató, antes de admitir que "en el fondo del corazón" los familiares podían pensar, en ocasiones, que "algo malo" había ocurrido. Tras ello, destacó el carácter "emprendedor" y "luchador" de su padre, quien "acostumbrado a sacarse las castañas del fuego" pudo intentar huir de sus secuestradores en varias ocasiones. En relación con el libro que hace unos días presentó sobre el rapto de Cordón, titulado 'Historia de un secuestro' (Temas de hoy), Carmen afirmó que tenía "verdadera necesidad de contarle a todo el mundo lo que había pasado en mi casa y dejar de oír mentiras".