La mujer asesinada en Tenerife había denunciado a su ex pareja y tenía orden de alejamiento

  • Santa Cruz de Tenerife, 21 may (EFE).- La mujer asesinada anoche en el municipio tinerfeño de Tacoronte, al parecer por su ex pareja, que también se quitó la vida, había denunciado en varias ocasiones al hombre, que tenía una orden de alejamiento desde finales de 2008.

Santa Cruz de Tenerife, 21 may (EFE).- La mujer asesinada anoche en el municipio tinerfeño de Tacoronte, al parecer por su ex pareja, que también se quitó la vida, había denunciado en varias ocasiones al hombre, que tenía una orden de alejamiento desde finales de 2008.

El subdelegado del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, José Antonio Batista, informó a Efe de que la mujer de 34 años fue asesinada sobre las 20,10 cuando salía de su trabajo, ubicado en una calle céntrica de Tacoronte, y al parecer su ex pareja, tras herirla mortalmente con un arma blanca, se produjo heridas que también le causaron la muerte.

Batista explicó que Emilia, que es como se llamaba la víctima, había denunciado a finales de 2008 a su ex pareja y desde diciembre tenía una orden de alejamiento que le prohibía acercarse a la mujer a una distancia de 500 metros.

En enero de este año, la mujer volvió a denunciar al hombre por quebrantamiento de condena.

El subdelegado del Gobierno afirmó que la mujer era usuaria de la oficina comarcal de atención a la mujer del Cabildo de Tenerife y estaba registrada en la base de datos utilizada por los servicios especializados para hacer un seguimiento de las víctimas de la violencia doméstica.

Al tratarse de una víctima de alto riesgo, los contactos y la evaluación de la víctima eran semanales y ayer por la mañana, según explicó Batista, se produjo el último contacto entre Emilia y la Guardia Civil.

El subdelegado del Gobierno indicó que en este caso se ha seguido todo el protocolo de actuación ante los casos de violencia doméstica y lamentó el final que ha tenido, que ha dejado consternados, dijo, a los guardias civiles que hasta ayer mantuvieron el contacto con la víctima.

En su opinión, la agresión debió ser muy rápida y cogió desprevenida a la víctima, que era, señaló Batista, una persona muy cuidadosa.

Emilia trabajaba en Tacoronte pero era natural del municipio tinerfeño de La Matanza.