La ONG colombiana Actuar por Bolívar pide a los europeos que "piensen a quién están pagando antes de consumir cocaína"

La entidad atendió en 2008 a más de 4.000 mujeres viudas del conflicto con las FARC en Cartagena de Indias

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la ONG colombiana Actuar por Bolívar, Rosario Doria, pidió hoy a los europeos "que piensen a quién están pagando antes de consumir cocaína" porque la producción y exportación de la droga que llega hasta sus manos ha costado muchas vidas y ha supuesto el desplazamiento de muchas personas que han perdido su hogar en Colombia.

En una entrevista concedida a Europa Press, Doria explicó la labor de la ONG en la localidad de Cartagena de Indias, donde sólo en 2008 dio soporte a más de 147.000 personas, entre ellas, más de 4.000 mujeres que quedaron viudas o solas al frente del hogar por culpa del conflicto armado. Según explicó, en la ciudad hay censado un millón de personas de las que 64.000 son desplazados, aunque la cifra real tanto de habitantes como de víctimas del conflicto "es inestimable".

Doria, que ha llegado a Madrid de la mano de Mundo Cooperante en el marco de la iniciativa 'Mujeres que cambian el mundo', apuntó que el problema de fondo de la violencia que se extiende en Colombia es la cocaína, que también afecta a la imagen del país que tiene el resto de la Comunidad Internacional. "En el exterior no deberían mirarnos tan duramente a los colombianos, tenemos una fama muy dura por el narcotráfico y la violencia", apuntó.

"Deben saber que sufrimos sus consecuencias porque la cocaína es el producto más demandado y el que más daño nos hace hace, porque da recursos a la guerra", destacó la activista, que desde hace 17 años capitanea la labor de esta ONG que, además de servicios sociales y proyectos de desarrollo, se dedica a la capacitación, la orientación al empleo y la financiación de pequeñas iniciativas empresariales mediante microcréditos.

Según dijo, si bien su ONG no discrimina entre géneros, lo cierto es que la mayor parte de los beneficiarios son mujeres porque "desgraciadamente, son quienes más necesitan la ayuda", ya que en muchos casos han quedado solas por la desaparición o muerte del marido en el conflicto y tienen que sacar adelante a toda la familia. Buscaron la salida en Cartagena de Indias llamadas por el auge del turismo, sin embargo, no contaban con preparación para dedicarse a ello.

En este sentido, Doria destacó que la falta de formación es el principal problema con el que se encuentran estas "jefas de hogar", que en muchos casos proceden de la pequeña agricultura. "Es una situación bastante difícil. Normalmente, ellas recurren a la Iglesia buscando ayuda y aunque también pueden ir a la oficina de atención social del Gobierno, no son muchas las que se sienten capaces de registrarse", señaló.

DOS MILLONES EN MICROCRÉDITOS

"En cualquier caso, después tienen que ver cómo sobreviven y ahí es donde entramos nosotros, las capacitamos para desarrollar un oficio y luego financiamos sus iniciativas con microcréditos", prosiguió Doria, para apuntar que se trata de pequeños créditos, a partir de 35 euros, con los que "pueden iniciar una actividad, como vender alimentos, coser o poner en marcha el oficio que hayan aprendido".

En total, Actuar por Bolívar concedió en 2008 un total de 1,9 millones de euros en estos pequeños préstamos, aunque su promotora reconoce que "aún queda mucho por hacer" porque "ningún país está preparado para sufrir un conflicto como el que se vive en Colombia" y que en la actualidad sigue generando desplazados.

No obstante, reconoció que "cada día, la situación va mejorando, porque hay una mayor seguridad y planes de retorno para la población desplazada". Sobre este asunto, destacó el problema que supone "el componente emocional que frena muchos retornos", porque en muchos casos, la partida se inició tras un suceso traumático, como un secuestro o un asesinato y "hay familias que prefieren no volver para no tener que revivir los recuerdos".

"Es importante tener compasión sobre la situación que estamos viviendo, mirarnos con ojos de piedad. El resto del mundo debería contemplarnos con compasión", pidió Doria.