La Policía venezolana mantiene la hipótesis de robo en el asalto a una sinagoga, pero no es definitiva

  • Caracas, 10 feb (EFE).- La policía venezolana indicó hoy que la hipótesis del robo es la que se maneja para explicar el asalto a la principal sinagoga de Caracas, pero advirtió que podría cambiar con las declaraciones de cuatro personas que faltan por detener.

La Policía venezolana mantiene la hipótesis de robo en el asalto a una sinagoga, pero no es definitiva

La Policía venezolana mantiene la hipótesis de robo en el asalto a una sinagoga, pero no es definitiva

Caracas, 10 feb (EFE).- La policía venezolana indicó hoy que la hipótesis del robo es la que se maneja para explicar el asalto a la principal sinagoga de Caracas, pero advirtió que podría cambiar con las declaraciones de cuatro personas que faltan por detener.

El planteamiento lo hizo a la prensa el director de la policía judicial, Wilmer Flores, durante el acto de traslado a los tribunales de los 11 detenidos hasta ahora por su presunta actuación en el asalto a la sinagoga, el pasado 31 de enero.

Ese día, un grupo de 15 personas penetró en el mayor templo judío de Caracas, vejó objetos propios del culto y realizó pintadas con lemas contra Israel.

Flores confirmó que se trata de un grupo del hampa común, integrado por policías y civiles y dirigido por un funcionario que fue escolta del principal rabino de la sinagoga en los últimos cuatro años.

Las declaraciones de los detenidos apuntan a que el móvil del ataque no fue políticos sino que estaba dirigido a apoderarse de 200.000 bolívares (93.000 dólares) y una bandeja de oro.

Entre los detenidos figura también uno de los vigilantes del templo, que fue el encargado, según la investigación, de abrir la puerta a los asaltantes y cortar los cables del sistema de alarma.

El vicepresidente del Gobierno, Ramón Carrizalez, pidió anoche que quienes desde el principio acusaron sin fundamento al Ejecutivo de ser el responsable del asalto se retracten.

"Quisiéramos que con la misma intensidad que esos sectores acusaron al Gobierno, aclaren que no tiene nada que ver", dijo Carrizalez en una entrevista al canal de televisión Telesur.

Carrizalez destacó la rapidez con la que fue esclarecido el caso y confirmó que "la persona que dirigió la operación trabajó durante cuatro años como guardaespaldas del rabino, conocía las instalaciones, qué había y dónde estaban guardadas las cosas".

Aun cuando, según la policía, la principal hipótesis es la del robo, el portavoz adjunto del estadounidense Departamento de Estado, Robert Wood, volvió a referirse ayer al asunto como un caso de "antisemitismo".

"Nos sigue preocupando cualquier tipo de actividad antisemita en Venezuela o en cualquier otro lugar del mundo", dijo Wood.

Venezuela rompió relaciones con Israel tras los ataques de enero a la franja palestina de Gaza en los que murieron más de 1.000 personas, muchas de ellas niños, mujeres y ancianos.

Israel respondió expulsando a los dos funcionarios que representaban los intereses venezolanos en ese país y en Palestina.