Mantienen aislado al hombre acusado de violar a su hija mientras afronta más acusaciones

  • Buenos Aires, 12 may (EFE).- El hombre de 67 años detenido en Argentina por el abuso sexual de su hija, con la que se asegura que tuvo siete hijos, permanece aislado en una celda individual mientras enfrenta acusaciones de otra de sus hijas, quien afirma que también fue violada.

Buenos Aires, 12 may (EFE).- El hombre de 67 años detenido en Argentina por el abuso sexual de su hija, con la que se asegura que tuvo siete hijos, permanece aislado en una celda individual mientras enfrenta acusaciones de otra de sus hijas, quien afirma que también fue violada.

Armando Lucero, apodado "el monstruo de Mendoza", se encuentra alojado en un calabozo de la penitenciaría de esa provincia del oeste del país vecina a Chile tras ser procesado por abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo.

Fuentes judiciales aseguraron que las autoridades de la prisión evitan que el hombre, que tuvo al menos 21 hijos con tres mujeres diferentes, tenga contacto con otros presos mientras realizan un seguimiento de su conducta.

Lucero fue apresado a raíz de la denuncia de una hija suya de 35 años llamada Paola, quien aseguró que era sometida a abusos desde los 15 años bajo amenazas de muerte y que tuvo siete hijos incestuosos, de edades que van de los 2 a los 19 años.

En tanto, otra de las hijas del "monstruo de Mendoza" denunció que su padre la violó cuando tenía 8 años y que la manoseó "durante mucho tiempo".

"Para ocultarlo me ofreció plata que no acepté. Todo era muy confuso. Fue la única vez que me violó. Después me manoseaba; también violaba a mis hermanas. Toda su forma de actuar era perversa", sostuvo al diario Uno de Mendoza esta última denunciante, quien evitó revelar su identidad.

La mujer, ahora de 40 años, es fruto del primer matrimonio de Lucero, durante el cual el hombre tuvo ocho hijos, pero después aparentemente fue expulsado de esa vivienda y formó otra familia con una mujer con la que tuvo otros seis hijos, uno de los cuales es Paola, quien denunció haber tenido siete hijos con su padre, detallaron portavoces judiciales.

La mujer de 35 años afirmó a la Justicia que Lucero les daba dinero a sus hermanos para que fueran a comprar caramelos y que en ese momento aprovechaba para violarla, según relataron las fuentes.

"Yo estaba desesperada porque me amenazaba con abusar de una de las nenas", confesó Paola, quien tiene una discapacidad mental, al explicar los motivos por los cuales recurrió a la Justicia.

Su madre, quien es funcionaria del Poder Judicial, también declaró este lunes en los tribunales de la ciudad argentina de Mendoza, capital de la provincia homónima, situada a unos mil kilómetros al oeste de Buenos Aires.

"Más de una vez lo eché de la casa (a Lucero), pero mi hija era la que lo buscaba y lo hacía volver", sostuvo la madre, según reprodujeron fuentes judiciales a medios locales.

El hombre, también conocido como "el chacal", había sido trasladado ayer a los tribunales de la ciudad de Mendoza, donde se abstuvo de declarar.

"Que me perdonen (...). Me arrepiento, no quiero vivir más", dijo a periodistas apostados en los tribunales.

Uno de los hijos de Lucero, de 37 años, planeaba brindar este martes una rueda de prensa, que fue suspendida a raíz de una resolución judicial que impide a todos los involucrados en esta causa hacer declaraciones.

El hijo del hombre denunció días atrás a medios locales que él había alertado sobre los abusos de su padre meses atrás, pero que su madre "tapaba todo".

Los familiares del acusado reclaman además que Lucero, en caso de ser declarado culpable, no pueda acceder al beneficio de arresto domiciliario cuando cumpla los 70 años, tal como establecen las leyes argentinas, para evitar que vuelva a repetirse "el horror".

El fiscal que investiga el caso, Marcelo Gutiérrez del Barrio, indicó que le practicarán al detenido pruebas de ADN para confirmar si tiene vinculación genética con los niños de su hija y añadió que la pena por los cargos que se le imputan puede ser de hasta 50 años.