Nuevos vientos avivan los incendios que ya estaban controlados

  • Sídney (Australia), 13 feb (EFE).- La alerta máxima ha regresado hoy al estado australiano de Victoria después de que varios rescoldos avivaran un incendio prácticamente extinto al nordeste de la localidad de Healsville, a unos 60 kilómetros al nordeste de Melbourne; y los vientos reanimaran varios fuegos que ya estaban controlados.

Nuevos vientos avivan los incendios que ya estaban controlados

Nuevos vientos avivan los incendios que ya estaban controlados

Sídney (Australia), 13 feb (EFE).- La alerta máxima ha regresado hoy al estado australiano de Victoria después de que varios rescoldos avivaran un incendio prácticamente extinto al nordeste de la localidad de Healsville, a unos 60 kilómetros al nordeste de Melbourne; y los vientos reanimaran varios fuegos que ya estaban controlados.

Unos veinte camiones de agua y cien bomberos atacan las llamas del frente conocido como Maroondah-Yarra, que el sábado destruyó el pueblo de Marysville, y que según la radio ABC se encuentra actualmente a un kilómetro del pueblo.

Después de que una lluvia suave apaciguara la situación en el nordeste de Melbourne ayer, los bomberos han vuelto a dar la instrucción a los habitantes de Healsville de que estén alerta y apaguen todos los rescoldos que se acerquen a sus casas.

Mientras tanto, otros equipos de bomberos crearon líneas de contención en los 21 frentes de incendio que continúan ardiendo en Victoria, para evitar que las llamas afecten a las cuencas que sirven para suministrar el agua a la ciudad de Melbourne.

Los bomberos están empeñados en ganar la carrera del tiempo y controlar los incendios antes de que vuelvan a subir las temperaturas, este fin de semana; regresen las tormentas eléctricas, el lunes; y cambie la dirección del viento, el miércoles.

La crisis del fuego durará al menos dos semanas más, según advirtieron las autoridades. "Estamos a principios de febrero, no hay duda de que aún no hemos llegado al final", dijo Anthony Spargo, portavoz de los bomberos.

Por su parte, la Policía mantiene la sospecha de que dos de los incendios que el sábado dejaron al menos 181 muertos fueron provocados; y continúa las investigaciones que ayer condujeron a la detención de dos sujetos, quienes posteriormente fueron liberados sin cargos.

Las autoridades revelaron hoy que el numero de viviendas destruidas por los incendios es de al menos 1.800, con 7.000 desplazados y unas 455.000 hectáreas destruidas.

Por otra parte, otros dos hombres fueron detenidos hoy, acusados de haber robado miles de dólares del fondo creado por la Cruz Roja para ayudar a los damnificados por los incendios, en dos hurtos separados.