Reabren el lugar de la masacre de Virginia Tech dos años después de la tragedia

  • Washington, 10 abr (EFE).- La Universidad Politécnica de Virginia reabrió hoy el ala del edificio en el que el estudiante surcoreano Cho Seung Hi mató el 16 de abril de 2007 a 30 personas, casi dos años después de la peor matanza en la historia reciente de EEUU.

Reabren el lugar de la masacre de Virginia Tech dos años después de la tragedia

Reabren el lugar de la masacre de Virginia Tech dos años después de la tragedia

Washington, 10 abr (EFE).- La Universidad Politécnica de Virginia reabrió hoy el ala del edificio en el que el estudiante surcoreano Cho Seung Hi mató el 16 de abril de 2007 a 30 personas, casi dos años después de la peor matanza en la historia reciente de EEUU.

La universidad, la Virginia Tech, organizó hoy una ceremonia con motivo de la reapertura del ala oeste de la segunda planta del edificio de aulas Norris Hall.

El espacio ha sido reconvertido en seis nuevas salas y laboratorios y también acogerá el nuevo Centro para Estudios Pacíficos y Prevención de la Violencia.

Este centro, será dirigido por Jerzy Nowak, ex responsable del Departamento de Horticultura y cuya esposa, la profesora de francés Jocelyne Couture-Nowak, murió en la matanza.

El centro, cuyo personal está compuesto por Nowak, dos asistentes licenciados y una secretaria, organizará un simposio sobre prevención de violencia en octubre de 2010.

La renovación, de un millón de dólares, comenzó en otoño y se completó el pasado mes.

Norris Hall también incluye un área para el Departamento de Ciencia de Ingeniería y Mecánica, si bien no se impartirán clases en este lugar.

El 16 de abril de 2007 Cho Seung Hui, con antecedentes de trastornos psiquiátricos, mató a dos personas en un dormitorio y dos horas más tarde, en el edificio de aulas Norris Hall, dio muerte a 30 más y se suicidó.

Dos docenas de personas sufrieron heridas de bala o daños al saltar por las ventanas para huir del atacante, en un incidente que reabrió el debate en EEUU sobre la posesión de armas de fuego y la venta a personas con antecedentes de desequilibrios mentales.

El ataque de Cho consumó la mayor matanza perpetrada por un solo civil en la historia reciente de Estados Unidos.

Se produjo, además, en la misma semana en que se cumplían los aniversarios del ataque en la escuela Columbine, de Colorado; la bomba en Oklahoma City, y el asalto policial en el predio de una secta religiosa en Waco, Texas.