CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

Sale a la venta el relato de los tres ex rehenes estadounidenses de las FARC

  • Nueva York, 24 feb (EFE).- Los tres estadounidenses que fueron rehenes de las FARC 1.967 días encontraron entre sus captores una mezcla variopinta de "adolescentes idealistas" y "veteranos curtidos" sin temor a la muerte, según un libro publicado hoy.

Sale a la venta el relato de los tres ex rehenes estadounidenses de las FARC

Sale a la venta el relato de los tres ex rehenes estadounidenses de las FARC

Nueva York, 24 feb (EFE).- Los tres estadounidenses que fueron rehenes de las FARC 1.967 días encontraron entre sus captores una mezcla variopinta de "adolescentes idealistas" y "veteranos curtidos" sin temor a la muerte, según un libro publicado hoy.

En las 480 páginas de "Out of Captivity", que hoy se puso a la venta en Estados Unidos, Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves relatan ayudados por el escritor Gary Brozek los pormenores de su experiencia en las selvas colombianas como cautivos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El libro hace hincapié en el espectacular rescate que el 2 de julio de 2008 los condujo a la libertad, junto a la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt y once policías y militares colombianos, que también formaban parte del denominado grupo de "canjeables", a los que la guerrilla quería intercambiar por medio millar de sus hombres presos.

Desde la libertad Howes, Stansell y Gonsalves definen a sus captores como "una banda variopinta de adolescentes idealistas con el cerebro lavado y curtidos veteranos conscientes de que de la guerrilla solamente se sale en una bolsa funeraria".

Los tres estadounidenses, entonces empleados de la compañía de seguridad privada Northrop Grumman, que tiene contratos con el Gobierno de EE.UU., fueron secuestrados el 13 de febrero de 2003, nada más abandonar la avioneta con la que tuvieron que hacer un aterrizaje forzoso en las selvas del Caquetá, en el sur de Colombia, debido a disparos de las FARC.

Según fuentes oficiales colombianas, los estadounidenses realizaban labores de vigilancia de las actividades del narcotráfico, pero la FARC los acusan de trabajar para la CIA.

Según Harper Collins, la empresa editora de "Out of Captivity", que literalmente significa "Fuera del cautiverio", este libro es un viaje "al interior de una de las organizaciones terroristas más famosas del mundo", detrás de "las líneas enemigas".

Los ex rehenes cuentan detalles sobre su vida en la jungla, las veces que estuvieron a punto de morir por bombardeos del Ejército colombiano y los maltratos que padecieron a manos de sus captores.

También relatan las "a menudo tensas relaciones que mantenían con los otros secuestrados colombianos" y cómo esa situación les llevó a fortalecer los vínculos entre los tres.

Al respecto, el diario "El Tiempo" de Bogotá señala hoy que dos de los estadounidenses, Howes y Stansell, no simpatizan con Ingrid Betancourt y que cuentan sus razones en este libro.

Sobre la Operación Jaque, que les devolvió a la libertad, destacan que fue tan inesperada y rápida, que no tuvieron mucho tiempo de procesar qué había pasado antes de tocar suelo estadounidense, donde cada uno encontró su vida cambiada.

Pocos días antes de la salida del libro, Stansell visitó Colombia para agradecer su rescate al Ejército.

Durante la visita, que no se anunció hasta una vez realizada por razones de seguridad, Stansell conversó con el comandante de las Fuerzas Militares, general Fredy Padilla.

"General, gracias a usted y a su tropa aquí estoy vivo, gracias, mi viaje a Colombia es para una cosa y no más: Para agradecer a los colombianos, al Ejercito colombiano y a la fuerza pública, por devolverme mi vida", expresó Stansell, que está casado con una colombiana y tiene dos hijos gemelos, nacidos cuando él ya estaba cautivo.

Muchos de los que fueron secuestrados por la FARC y hoy son libres de nuevo han escrito sobre su experiencia antes que estos tres estadounidenses, entre ellos el policía John Frank Pinchao y el político Luis Eladio Pérez.

Betancourt, que ganó en 2008 el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, está también volcada a esa tarea, según ha dicho en algunas entrevistas.