Uganda busca a supuesto terrorista alemán de Al Shabab reclamado por Kenia

  • La Policía de Uganda advirtió hoy de la entrada en el país de un supuesto terrorista de nacionalidad alemana, Ahmed Khaled Mueller, reclamado por Kenia desde 2012 al sospechar que tenía información sobre posibles ataques del grupo radical islamista somalí Al Shabab en sus fronteras.

Kampala, 2 oct.- La Policía de Uganda advirtió hoy de la entrada en el país de un supuesto terrorista de nacionalidad alemana, Ahmed Khaled Mueller, reclamado por Kenia desde 2012 al sospechar que tenía información sobre posibles ataques del grupo radical islamista somalí Al Shabab en sus fronteras.

La alerta sobre la entrada del miembro de Al Shabab en Uganda se lanzó hoy, una semana después del final del ataque por los fundamentalistas a un centro comercial de Nairobi en el que murieron más de 70 personas.

Kenia inició la búsqueda de Mueller el pasado año al sospechar que tenía información sobre supuestos planes de la guerrilla somalí para atacar en suelo keniano.

La Policía ugandesa recibió hoy información "de fuentes muy fiables" sobre la entrada del supuesto terrorista alemán este martes en el país, fronterizo con el oeste de Kenia.

El hombre entró en el país en autobús desde Kenia y se apeó en algún punto de la carretera de Jinja, que une las capitales keniana y ugandesa, próximo a Kampala, según la alerta policial.

La última vez que se tuvieron noticias de su paradero fue en enero de 2012, cuando el fundamentalista alemán y otro supuesto terrorista, apodado Erdogan, se encontraban en Uganda, según las autoridades.

Posteriormente, Erdogan viajó a Tanzania, donde fue arrestado.

Uganda difundió hoy la fotografía de Mueller y pidió a la ciudadanía que informe a la Policía de su paradero en caso de reconocerlo.

"Hemos iniciado una campaña que debe desarrollarse para garantizar la seguridad de nuestro país contra los ataques terroristas, y el papel activo de cada uno es de extrema importancia", añade el comunicado policial.

En julio de 2010, Al Shabab, grupo vinculado a Al Qaeda, se atribuyó la responsabilidad de la explosión de una bomba que mató a 79 personas en Kampala durante la final de la Copa del Mundo de fútbol.

Los fundamentalistas justificaron el ataque por la contribución de Uganda a las tropas de la Unión Africana desplegadas en Mogadisco.

En Kenia, los ataques y amenazas de Al Shabab se intensificaron a raíz del envío de tropas a Somalia para atacar las posiciones de los islamistas en 2010.

El Ejército keniano, integrado en la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), inició esta operación en respuesta a los sucesivos secuestros que se habían cometido en las zonas fronterizas entre ambos países y que amenazaban al importante sector turístico keniano.

Kenia se encuentra en estado de alerta desde entonces y la seguridad se ha incrementado de forma intensa en los accesos a los centros públicos y privados.

Ello no impidió que el pasado 21 de septiembre un grupo de Al Shabab asaltara y tomara rehenes en el centro comercial Westgate, uno de los más importantes de Nairobi, ataque que concluyó cuatro días después con un elevado número de víctimas morales y heridos.

Tras el hallazgo el martes de dos cadáveres bajo los escombros del centro comercial, la cifra de muertes se eleva a 74: 61 civiles, ocho militares kenianos y cinco terroristas.

Somalia vive en estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin un gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.