Un anarquista español es detenido tras escupir al ministro de Defensa italiano

  • Roma, 28 may (EFE).- Un joven anarquista español, identificado como S.J.A, de 30 años, y con antecedentes penales, fue detenido hoy en la norteña Génova tras escupir al ministro de Defensa, Ignazio La Russa, cuando paseaba éste por una calle del centro de la capital lígure, informaron los medios locales, citando a los carabineros.

Un anarquista español es detenido tras escupir al ministro de Defensa italiano

Un anarquista español es detenido tras escupir al ministro de Defensa italiano

Roma, 28 may (EFE).- Un joven anarquista español, identificado como S.J.A, de 30 años, y con antecedentes penales, fue detenido hoy en la norteña Génova tras escupir al ministro de Defensa, Ignazio La Russa, cuando paseaba éste por una calle del centro de la capital lígure, informaron los medios locales, citando a los carabineros.

El hecho ocurrió cuando el ministro paseaba acompañado del senador genovés Giorgio Bornacin, quien al percatarse de las intenciones del joven, que se acercó a La Russa de manera amenazadora, se abalanzó sobre él, logrando detenerlo, mientras se hacían con él los escoltas del ministro.

Bornacin explicó a los medios locales que ya se había dado cuenta de la presencia de ese muchacho "exaltado" y que le había dicho al ministro que acabaran cuanto antes el paseo por el casco viejo de Génova.

En los bolsillos del joven español, los carabineros hallaron un dos destornilladores y unos alicates.

Trasladado a un cuartelillo para ser identificado se descubrió que el español reside desde hace años en Italia y al parecer los pasados años fue arrestado por hechos similares en Bolonia (centro norte de Italia).

El ministro La Russa quitó importancia a lo acaecido y expresó su deseo de que no lo arresten, "ya que antes quiero saber si está sano de mente y me gustaría hablar con él para que me explique por qué lo hizo".

El hecho ocurrió pocas horas después de que La Russa anunciara que el Gobierno puede mantener como medida de seguridad la patrulla de soldados por las calles doce meses más, y que el número de militares destinados a este fin podría pasar de 3.000 a 4.000.

La presencia del Ejército se enmarca en las medidas para garantizar la seguridad en las ciudades aprobadas por el Gobierno conservador de Silvio Berlusconi.