Un cocinero mata a cuchilladas a su pinche en un asador de Barcelona y huye

  • Barcelona, 28 may (EFE).- El pinche de un asador situado en el centro de Barcelona ha muerto hoy presuntamente asesinado a cuchilladas por el cocinero del restaurante, que ha huido tras el crimen.

Barcelona, 28 may (EFE).- El pinche de un asador situado en el centro de Barcelona ha muerto hoy presuntamente asesinado a cuchilladas por el cocinero del restaurante, que ha huido tras el crimen.

Fuentes próximas al caso han informado a Efe de que el homicidio ha ocurrido hacia las 11.30 horas en "El Yantar de la Ribera", un típico asador castellano situado en el número 114 de la calle Roger de Flor de Barcelona, entre Casp y Gran Via.

Cuando ha sucedido el homicidio, en el interior del restaurante se encontraban sólo el cocinero y el pinche de cocina, ambos de origen magrebí, mientras que el dueño estaba en la puerta conversando con un interiorista que está dirigiendo unas obras de ampliación del local.

Según ha explicado el interiorista, Antonio S., mientras ellos estaban charlando en la calle ha salido del interior del restaurante el cocinero, que dirigiéndose al dueño del local le ha comunicado brevemente que había cometido un crimen y ha huido sin dar más explicaciones.

En unos instantes ha llegado el "maître" del restaurante, que es quien finalmente ha entrado en el asador y ha descubierto en su interior el cadáver del pinche de cocina, con diversas cuchilladas por todo el cuerpo.

Por el momento, todo apunta a que el apuñalamiento ha ocurrido en el transcurso de una discusión entre los dos trabajadores del restaurante.

Los Mossos d'Esquadra han abierto una investigación para aclarar las circunstancias del crimen y están tratando de localizar al cocinero del asador, que, dadas las circunstancias en que ha ocurrido el homicidio, es por el momento el único sospechoso.

Hacia las 14.30 horas se ha presentado en el local la comitiva judicial para proceder al levantamiento del cadáver del restaurante, que ha sido acordonado por la policía autonómica para conservar intacto el escenario del crimen e impedir que puedan destruirse las pruebas del homicidio.

Precisamente, varios agentes de la policía científica se encuentran en el interior del establecimiento tratando de recoger todas las pruebas disponibles del escenario del crimen.