Una investigación confirma la responsabilidad israelí en siete ataques a la ONU en Gaza

  • Naciones Unidas, 5 may (EFE).- Israel fue responsable de siete ataques a escuelas e instalaciones de la ONU durante su ofensiva militar contra Gaza, en los que empleó fósforo blanco y causó daños superiores a los 10 millones de dólares, según un informe de una comisión del organismo mundial divulgado hoy.

Naciones Unidas, 5 may (EFE).- Israel fue responsable de siete ataques a escuelas e instalaciones de la ONU durante su ofensiva militar contra Gaza, en los que empleó fósforo blanco y causó daños superiores a los 10 millones de dólares, según un informe de una comisión del organismo mundial divulgado hoy.

"La comisión halló que el Gobierno de Israel es responsable de la muerte y las heridas que se produjeron dentro de las instalaciones de Naciones Unidas, así como de los daños físicos que se causaron a las instalaciones y propiedades de la ONU en estos incidentes", señala el documento entregado al Consejo de Seguridad.

La comisión nombrada el pasado febrero por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, investigó nueve incidentes ocurridos entre diciembre y enero pasados en los que personal o propiedades de la ONU fueron atacados, y en los que cerca de 50 personas perdieron la vida.

Sus cuatro miembros concluyeron que el Ejército israelí fue el autor de los bombardeos contra tres escuelas y una clínica de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), así como la sede en Gaza de esta organización.

También responsabiliza a soldados israelíes de los disparos que recibió un convoy con ayuda humanitaria de esa misma agencia, así como de la destrucción del despacho en el territorio palestino del enviado especial de la ONU para Oriente Medio.

En cuanto a los otros dos incidentes restantes, en uno no pudo determinar de dónde partió el fuego, y en el otro, el bombardeo de un almacén del Programa Mundial de Alimentos (PMA), lo atribuyó a un cohete del movimiento radical islámico Hamás.

La comisión encabezada por el ex presidente de Amnistía Internacional, Ian Martin, advirtió que no pudo esclarecer todas las circunstancias relacionadas con estos incidentes, en particular el bombardeo el 6 de enero de las inmediaciones de una escuela de UNRWA en Jabalia en el que padecieron más de 40 personas.

Así mismo, pidió que se investigue la posible vulneración del derecho internacional por el uso de proyectiles con fósforo blanco en zonas pobladas, que asegura se emplearon en dos de los bombardeos de instalaciones de Naciones Unidas.

Ban aseguró en una posterior conferencia de prensa que tiene la intención de pedir reparaciones al Gobierno israelí por los más de 10 millones de dólares en daños causados por los proyectiles de su Ejército a las instalaciones de la ONU.

La ofensiva contra Hamás llevada a cabo por el Ejército israelí entre el 27 de diciembre y el 17 de enero pasados se saldó con 1.400 palestinos muertos y 5.000 heridos.

Por otra parte, los cohetes lanzados por milicianos palestinos desde Gaza contra localidades israelíes causaron heridas a 13 civiles.