Denuncian que la falta de regulación en el intercambio comercial incentiva el contrabando

  • Dajabón (R.Dominicana), 20 abr (EFE).- La falta de un marco jurídico en el intercambio comercial entre la República Dominicana y Haití está incentivando el contrabando de mercancías y alimentos por la frontera entre ambos países, denunciaron hoy dos organizaciones no gubernamentales que operan en esa zona limítrofe.

Denuncian que la falta de regulación en el intercambio comercial incentiva el contrabando

Denuncian que la falta de regulación en el intercambio comercial incentiva el contrabando

Dajabón (R.Dominicana), 20 abr (EFE).- La falta de un marco jurídico en el intercambio comercial entre la República Dominicana y Haití está incentivando el contrabando de mercancías y alimentos por la frontera entre ambos países, denunciaron hoy dos organizaciones no gubernamentales que operan en esa zona limítrofe.

La situación, según Solidaridad Fronteriza y el Servicio Jesuita para los Migrantes Refugiados, está creando un desorden en el mercado binacional que se celebra los lunes y viernes en la fronteriza provincia de Dajabón (noroeste dominicano), lo que afecta a miles de personas de ambos lados que viven de la actividad.

El jesuita Regino Martínez, portavoz de las dos entidades, afirmó que el intercambio de negocio entre Haití y República Dominicana "se ha mantenido gracias al esfuerzo y el interés que han mostrado los hombres y mujeres de los dos países que viven del mismo".

Martínez recordó en declaraciones a la prensa que anteriormente las ropas, calzados y otros artículos que se vendían en el mercado cruzaban de contrabando por el río Masacre, que separa a ambos países.

No obstante, explicó que preocupadas por la regularización del comercio, las organizaciones de la zona lograron que dichas mercancías pasaran por la Colecturía de Aduanas que opera justamente a orilla del río Masacre.

Sin embargo, insistió que el desorden existente está provocando nuevamente irregularidades.

Martínez dijo que los habitantes de la zona fronteriza, afectada por un gran índice de desempleo, "están hartos de que los gobiernos dominicanos tomen decisiones que sólo favorecen a los ricos y afectan a las personas pobres de esa parte".

El religioso expresó sus consideraciones poco después de que comerciantes dominicanos y haitianos protestaran por la decisión del Gobierno dominicano de aplicar la ley que prohíbe la importación de ropas usadas.

En ese sentido, el comerciante haitiano Paul Joseph dijo hoy a la prensa que en su país hay mucha incertidumbre ya que, según explicó, miles de personas viven de la venta de ropas y calzados usados en el mercado binacional.

Anunció que están dispuestos a unirse a los comerciantes y organizaciones de la frontera dominicana que amenazaron con protestar si las autoridades locales no dejan sin efecto la medida.