prisión provisional para un empresario murciano acusado de estafar 1,2 millones de euros

MURCIA, 27 (EUROPA PRESS) La titular del juzgado de Instrucción número 1 de Cartagena (Murcia) decretó ayer prisión provisional para el empresario A.G.P, de 57 años y nacionalidad española imputado por falsificación en documento mercantil y estafa, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJRM). El empresario, valiéndose de su trayectoria como responsable de una empresa dedicada a la compra-venta de metales, con sede en Murcia, supuestamente estafó cantidades millonarias a diversas entidades financieras, que le abonaron pagarés falsos de empresas muy conocidas del sector de la construcción. Las investigaciones realizadas dentro de la 'Operación Akiles' han permitido intervenir pagarés falsos preparados para su cobro por importe de 1,2 millones de euros, pero los agentes estiman "que las cantidades defraudadas pueden ser enormes", ya que la operación sigue abierta, según indicó el portavoz policial, Javier de Pedro. Además del sospechoso, a quien se acusa de los presuntos delitos de estafa, falsedad documental y blanqueo de capitales, fueron detenidas otras dos personas como colaboradoras, aunque no se descarta que haya otros imputados. Por lo pronto, estos tres arrestados serán puestos mañana a disposición judicial. El 'cerebro' de la trama aprovechó sus conocimientos sobre el sistema de cobro de los pagarés para supuestamente estafar cuantiosas cantidades a los bancos. Para ello, entregaba los pagarés falsificados a otros individuos de su confianza que, a su vez, reclutaban a terceras personas para que negociaran los pagarés con las entidades financieras. Para la falsificación, el sospechoso utilizaba los modelos de pagaré de grandes empresas de la construcción, que reproducía mediante procedimientos informáticos, logrando tal semejanza con los reales que los bancos los aceptaron dándolos por buenos. Para ello, utilizaba cinco impresoras láser, que fueron intervenidas en el registro del domicilio del detenido, junto a cuatro ordenadores portátiles, gran número de pagarés en blanco escaneados con membretes de diferentes empresas, sellos de caucho y papel especial precortado para la confección de pagarés falsos. Según datos a los que tuvo acceso Europa Press, entre las entidades de ahorro víctimas de esta presunta estafa están La Caixa, Cajamar, BBVA, Caja Mediterráneo, Banco Pastor o el Banco de Valencia, mientras que entre las empresas constructoras de cuyo nombre se hizo uso, sin su conocimiento, para dar apariencia de solvencia a los pagarés falsos están Polaris World Desarrollos y Metrovacesa. Otro de los métodos utilizados por el 'cerebro' de esta trama era una línea de descuento a su nombre en entidades bancarias, que lo tenían por "buen cliente", por una importante cantidad de dinero, a descontar de pagarés entregados a A.G.P, que vienen directamente entregados a su empresa o se endosan a una tercera. Estos pagarés también eran falsos. Finalmente, se intervinieron también 33.000 euros en efectivo --54 billetes de 500 euros y el resto en billetes de 50 euros--, pagarés preparados para su cobro por importe de 1,2 millones de euros, un vehículo todo terreno de alta gama Porsche Cayenne, anotaciones de datos de numerosas empresas, así como documentación que pone de manifiesto el extraordinario nivel de vida del principal detenido.