Al Bachir exige respeto para la soberanía nacional y reitera su rechazo a la Corte Penal Internacional

  • Doha, 31 mar (EFE).- El presiente sudanés, Omar al Bachir, exigió hoy el respeto a la soberanía de las instituciones de cada país y reiteró que no respetará las resoluciones de la Corte Penal Internacional (CPI), que ha pedido su arresto.

Al Bachir exige respeto para la soberanía nacional y reitera su rechazo a la Corte Penal Internacional

Al Bachir exige respeto para la soberanía nacional y reitera su rechazo a la Corte Penal Internacional

Doha, 31 mar (EFE).- El presiente sudanés, Omar al Bachir, exigió hoy el respeto a la soberanía de las instituciones de cada país y reiteró que no respetará las resoluciones de la Corte Penal Internacional (CPI), que ha pedido su arresto.

"Quiero decir al mundo entero que esas resoluciones no van a acabar con nosotros, sean cuales sean las razones", afirmó el gobernante sudanés en su intervención durante la II Cumbre de América del Sur y de Países Árabes (ASPA).

El 4 de marzo pasado, la CPI pidió el arresto de Al Bachir y lo acusó de crímenes de guerra y de lesa humanidad por su papel en la guerra de Darfur, que estalló en febrero del 2003 y que ha causado unos 300.000 muertos, según datos de la ONU.

Organizaciones como la Unión Africana y la Liga Árabe, a las que pertenece Sudán, han rechazado esa orden de arresto, y Al Bachir ha obtenido la solidaridad de países como Venezuela, cuyo presidente, Hugo Chávez, reiteró hoy su rechazo a la orden dada por la CPI.

En su discurso ante la II Cumbre de ASPA, Al Bachir recordó que Sudán, al igual que la mayoría de los países árabes, no es signatario del Estatuto de Roma, que creó la CPI, y por eso no se siente obligado a acatar sus decisiones.

"Es la primera vez que un tribunal internacional inculpa a un presidente en ejercicio", agregó el gobernante sudanés.

Al Bachir pidió también el respeto a la soberanía de cada Estado y a sus instituciones, "como la Presidencia del Gobierno, que tiene inmunidad".

Calificó a Darfur de una "zona en conflicto" y dijo que su administración, con obras de infraestructura, proyectos agrícolas y servicios públicos, "ha podido amortiguar parte de ese conflicto".

Recordó que el Gobierno ha firmado acuerdos de paz "con la mayoría de las facciones" rebeldes que luchan en Darfur, aunque el conflicto armado aún persiste, y dijo que quienes no se han vinculado a esos esfuerzos defienden "intereses personales".

Las negociaciones de paz se han llevado a cabo en varias rondas, desde el 2004, poco después de que estallara el conflicto armado en Darfur, y todavía no han logrado reunir el acuerdo de todos los grupos rebeldes para sellar el final de la guerra.

Refiriéndose a la actual crisis económica, el presidente sudanés alertó sobre los efectos que puede tener en el juego político internacional.

"La intensificación de la crisis nos va a llevar a una segunda guerra fría si no somos prudentes y no sabemos comportarnos", afirmó el jefe de Estado sudanés.

"Tenemos que cooperar, intensificar la cooperación, para poder crear un nuevo orden mundial ordenado, sano y equitativo", añadió.