Dos reos se "crucifican" en un penal mexicano para exigir justicia

  • Tuxtla Gutiérrez (México), 9 abr (EFE).- Dos reos acusados de homicidio se "crucificaron" en un penal del estado mexicano de Chiapas para exigir su libertad argumentando que son inocentes, informaron hoy sus familiares, que entregaron fotografías de los hechos a la prensa.

Dos reos se "crucifican" en un penal mexicano para exigir justicia

Dos reos se "crucifican" en un penal mexicano para exigir justicia

Tuxtla Gutiérrez (México), 9 abr (EFE).- Dos reos acusados de homicidio se "crucificaron" en un penal del estado mexicano de Chiapas para exigir su libertad argumentando que son inocentes, informaron hoy sus familiares, que entregaron fotografías de los hechos a la prensa.

Candelaria Coutiño, esposa de Raúl Tahua León, uno de los dos "crucificados", afirmó que la "desesperación" para llamar la atención de las autoridades los llevó hace dos días a tomar esa decisión aprovechando en vísperas de la Semana Santa.

Una de las fotos muestra a un hombre atado de manos a una cruz de madera, recargada sobre una reja en el patio del penal El Amate, en el municipio de Cintalapa.

Según los familiares, los "crucificados" se laceraron las palmas de las manos para sangrarse pero no se clavaron al madero.

Coutiño afirmó que los presos se mantuvieron atados durante varias horas a las cruces de madera que ellos mismos elaboraron en el taller del penal.

Los dos protagonistas de esta protesta fueron detenidos hace siete años acusados de haber matado a un funcionario del Gobierno de Chiapas, pero aseguran que las pruebas en su contra son falsas y que fueron torturados durante el proceso.

Coutiño aseguró que su esposo y otros 22 presos iniciaron una huelga de hambre en el Penal El Amate el pasado 10 de marzo y una semana después "algunos de cosieron los labios".

El Gobierno chiapaneco informó de que se realiza una revisión de los expedientes de los inconformes y se les ha exhortado a abandonar las protestas que realizan en el patio de la prisión, en donde se mantiene una vigilancia estricta de su estado de salud.