El tribunal internacional reanuda el juicio al jefe torturador del Jemer Rojo

  • Phnom Penh, 20 abr (EFE).- El tribunal internacional para el genocidio de Camboya reanudó hoy el juicio contra Kaing Guek Eav, el jefe torturador del Jemer Rojo conocido como "Duch", con la comparecencia de testigos de la fiscalía y de la acusación particular.

Phnom Penh, 20 abr (EFE).- El tribunal internacional para el genocidio de Camboya reanudó hoy el juicio contra Kaing Guek Eav, el jefe torturador del Jemer Rojo conocido como "Duch", con la comparecencia de testigos de la fiscalía y de la acusación particular.

Tras un receso de una semana, el tribunal llamó a declarar a Chan Veoum, de 56 años, y quien durante la vista aseguró que fue testigo de como Duch, ejecutó a su tío y de como torturó a una mujer a la que quemó los pechos con gasolina.

La declaración del testigo contradice la de Duch, quien la pasada semana declaró que aunque ordenó las ejecuciones, nunca había matado a ningún preso.

"Esto es una invención, probablemente se trata de algún comentario que escuchó y al que ha añadido algo suyo", replicó el acusado.

Las vistas del juicio se centran hasta ahora, en el rol que Duch desempeñó durante los años que estuvo al mando de las prisiones denominadas M-13 y M-99, situadas al oeste de Camboya y creadas por el Jemer Rojo antes de que sus fuerzas conquistaran Phnom Penh, la capital, en abril de 1975

Según el Centro de Documentación del Genocidio de Camboya, cerca de 20.000 personas pasaron por estas dos prisiones.

La fiscalía del tribunal, auspiciada por Naciones Unidas, acusa a Duch de crímenes contra la humanidad y de guerra, torturas y asesinato premeditado, por lo que de ser declarado culpable puede ser condenado a cadena perpetua, la máxima pena que contempla la legislación penal de Camboya

Este ex profesor de matemáticas y antiguo comandante del centro de torturas de Tuol Sleng, es el ex miembro del Jemer Rojo de menor rango de entre los cinco que están acusados y encarcelados por su implicación en el genocidio.

Cerca de 1,7 millones personas perecieron a causa de la hambruna, las enfermedades y en el transcurso de la purgas ordenadas por la cúpula de la organización extremista.