Human Rights Watch denuncia que Israel cometió "crímenes de guerra" en Gaza

  • Jerusalén, 25 mar (EFE).- La organización internacional de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que Israel cometió "crímenes de guerra" al utilizar bombas de fósforo blanco contra la población de Gaza en su última ofensiva.

Human Rights Watch denuncia que Israel cometió "crímenes de guerra" en Gaza

Human Rights Watch denuncia que Israel cometió "crímenes de guerra" en Gaza

Jerusalén, 25 mar (EFE).- La organización internacional de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que Israel cometió "crímenes de guerra" al utilizar bombas de fósforo blanco contra la población de Gaza en su última ofensiva.

HRW presentó hoy en Jerusalén el informe "Lluvia de fuego: el uso ilegal de fósforo blanco en Gaza por parte de Israel", en el que aporta testimonios sobre el uso de este arma durante la ofensiva militar contra Gaza, que tuvo lugar entre el 27 de diciembre y el 18 de enero pasados.

"El uso del fósforo blanco no está prohibido per se, pero existen normas básicas internacionales que exigen tomar todas las precauciones posibles para proteger a los civiles, algo que no se hizo con estas armas en Gaza", dijo a Efe Bill Van Esveld, abogado de HRW y uno de los autores del informe.

Según él, "dañar deliberadamente o por imprudencia a civiles de forma innecesaria constituye un crimen de guerra, no sólo porque así lo determina el primer protocolo adicional de la Convención de Ginebra, sino también porque esta norma forma parte de la costumbre internacional que es fuente de derecho".

HRW ha recogido más de una veintena de restos de bombas de fósforo blanco de 155 milímetros -todas ellas producidas en EEUU- en calles residenciales, tejados de viviendas, una escuela de la ONU, un hospital, un mercado y otras instalaciones civiles.

Según esta organización, Israel no se limitó a utilizar el fósforo blanco en zonas abiertas para crear cortinas de humo para sus tropas en el terreno, como permite el derecho de la guerra, sino que lo empleó repetidamente en áreas densamente pobladas, provocando sufrimiento y muertes innecesarias entre la población civil.

En contacto con la piel esta sustancia provoca profundas quemaduras y puede causar daños irreparables al hígado, los riñones y el corazón que lleven a la muerte.

"Doce personas murieron a causa del fósforo blanco y varias decenas resultaron heridas, aunque no tenemos la cifra completa", dice Van Esveld, que recuerda que "muchas más personas han muerto con el uso de otras armas convencionales".

Entre los incidentes más graves recogidos por HRW está el bombardeo de una escuela de la ONU en Beit Lahiya donde se refugiaban 1.600 palestinos y de la sede de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA) en Gaza capital, en la que se cobijaban otros 700 y donde se destruyó un almacén con ayuda humanitaria.

"En un primer momento, el Ejército israelí negó haber utilizado fósforo blanco, luego admitió que lo había utilizado localmente y más tarde admitieron que lo habían usado de forma generalizada", indica, Van Esveld.

Consultado por Efe un portavoz del Ejército israelí declinó hacer comentarios sobre el informe.

En su documento, HRW insta a Israel a abrir una investigación y perseguir a quienes ordenaron ataques contrarios a la legislación internacional, al tiempo que llama a EEUU a investigar el uso que se le ha dado a sus armas en la Franja de Gaza.