Jartum elige gobernador de una de las provincias más conflictivas del país a un perseguido por el TPI

JARTUM, 8 (Reuters/EP)

El Gobierno de Sudán ha designado gobernador de Kordofan Sur, una provincia petrolera y particularmente conflictiva situada en la frontera entre el sur y el norte del país, a Ahmed Haroun, perseguido por el Tribunal Penal Internacional (TPI) por crímenes de guerra en Darfur, según informó hoy la agencia estatal de noticias SUNA.

La provincia de Kordofan Sur incluye la ciudad fronteriza de Abyei, escenario de graves enfrentamientos el año pasado entre las fuerzas de seguridad del norte y del sur y cuyo control se disputan el Gobierno central de Jartum y el Gobierno de Juba, capital de la región casi independiente de Sur de Sudán.

Un portavoz de los antiguos rebeldes de Sur de Sudán, el Movimiento para la Liberación del Pueblo de Sudán, no ha querido comentar esta noticia y se limitó a precisar que estos nombramientos corresponden al Gobierno central.

Ahmed Haroun fue anteriormente ministro de Estado para Asuntos Hunanitarios. Para sucederle, Bashir --contra quien también pesa una orden de arresto internacional del TPI-- ha designado a Abdel Baqi Al Jailani, según SUNA. El TPI acusa a Haroun del reclutamiento y armamento de las milicias progubernamentales 'Janjawid' durante el periodo en que trabajaba en el Ministerio del Interior, así como de tener pleno conocimiento de las atrocidades cometidas por estos paramilitares contra la población civil de Darfur.

La ONU estima que al menos 300.000 personas han muerto y más de 2,7 millones han huido de sus hogares desde que estalló el conflicto de Darfur, hace seis años. Jartum ha rebajado la cifra de muertos a 10.000.

Haroun ha justificado su participación en el conflicto de Darfur. "Lo que hice formaba parte de mi trabajo profesional y de las responsabilidades que me confieren la Constitución y las leyes", declaró el pasado mes de marzo. Asimismo, afirmó que nunca tendría un juicio justo en el TPI porque este tribunal es una "organización política apoyada por Europa".

El Gobierno de Sudán y el de Sur de Sudán conviven, no sin problemas, desde la firma del acuerdo de paz de 2005 que puso fin a dos décadas de guerra civil. El centro de estudios International Crisis Group advirtió el pasado mes de octubre de que el acuerdo de paz corre serio riesgo en Kordofan Sur, que reúne "muchos de los ingredientes" que causaron el conflicto de Darfur, en el oeste de Sudán.

Decenas de personas murieron y más de 50.000 huyeron de sus hogares el año pasado por enfrentamientos armados entre Sur y Norte en Abyei, una ciudad que se disputan las dos entidades y cuyo control permitiría hacerse con los campos de petróleo cercanos y con un oleoducto que conduce crudo hacia la costa sudanesa en el Mar Rojo.