Unos 40 rebeldes ruandeses muertos en un ataque de la coalición militar RDC-Ruanda

  • Kinshasa, 13 feb (EFE).- Alrededor de 40 milicianos de las rebeldes Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) murieron en un ataque aéreo de la coalición integrada por las Fuerzas Armadas Congoleñas (FARDC) y las Fuerzas de Defensa Ruandesas (FDR), informaron hoy fuentes militar.

Unos 40 rebeldes ruandeses muertos en un ataque de la coalición militar RDC-Ruanda

Unos 40 rebeldes ruandeses muertos en un ataque de la coalición militar RDC-Ruanda

Kinshasa, 13 feb (EFE).- Alrededor de 40 milicianos de las rebeldes Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) murieron en un ataque aéreo de la coalición integrada por las Fuerzas Armadas Congoleñas (FARDC) y las Fuerzas de Defensa Ruandesas (FDR), informaron hoy fuentes militar.

Según un comunicado del estado mayor de las operaciones conjuntas, el ataque se produjo ayer, jueves, contra posiciones de las FDLR, que se niegan a rendirse, en las zonas de Masisi y Walikale de la provincia de Kivu Norte, en el nordeste de la República Democrática del Congo (RDC).

La Misión de la ONU en la RDC (MONUC) confirmó el ataque aéreo congoleño-ruandés y señaló asimismo que los rebeldes de las FDLR dispararon contra un avión de la organización que sobrevolaba la región en misión de reconocimiento.

Las operaciones militares conjuntas de la RDC y Ruanda comenzaron el pasado 20 de enero con el objetivo de desarmar a los insurgentes de las FDLR y sentar las bases de una paz duradera en el oriente congolés.

Las FDLR están compuestas por efectivos del antiguo ejército ruandés y miembros de la milicia ruandesa "Interahamwe", responsables del genocidio de 1994 en Ruanda -en el que murieron cerca de un millón de tutsis y elementos moderados de la etnia hutu- y que huyeron luego al este del, por entonces, Zaire.

La coalición militar congoleño-ruandesa tomó el pasado día 2 el control de la localidad de Munzenze, considerada como la principal base de los rebeldes ruandeses.

Con unos estimados 6.500 efectivos, las FDLR son acusadas por las autoridades de Kinshasa del saqueo de los recursos del nordeste de la RDC y de masacrar a las poblaciones civiles del área. El gobierno de Kigali les acusa a su vez de cruzar la frontera y fomentar actos de desestabilización en territorio ruandés.

Cientos de ex rebeldes de las FDLR han depuesto las armas y se han entregado a la coalición para ser repatriados voluntariamente a Ruanda con la asistencia de la MONUC.