Condenado un ecuatoriano en Bolivia a 30 años de prisión por doble asesinato

  • La Paz, 31 mar (EFE).- Un tribunal boliviano sentenció a 30 años de prisión al ecuatoriano Alberto Isaías Ayala Peñafiel, acusado de haber asesinado a dos personas durante un robo en la ciudad de Cochabamba, informó hoy el diario Los Tiempos de esa región.

Condenado un ecuatoriano en Bolivia a 30 años de prisión por doble asesinato

Condenado un ecuatoriano en Bolivia a 30 años de prisión por doble asesinato

La Paz, 31 mar (EFE).- Un tribunal boliviano sentenció a 30 años de prisión al ecuatoriano Alberto Isaías Ayala Peñafiel, acusado de haber asesinado a dos personas durante un robo en la ciudad de Cochabamba, informó hoy el diario Los Tiempos de esa región.

Ayala Peñafiel, de 32 años, fue sentenciado el lunes en las instalaciones del penal de El Abra de Cochabamba, donde se celebró en reserva la audiencia judicial en medio de altas medidas de seguridad y donde no se permitió ingresar a la prensa.

El crimen de los dos bolivianos se produjo el 6 de marzo de 2008 cuando la banda de Ayala supuestamente atracó una farmacia de la capital cochabambina en el que murieron el dueño del local, Elías Asfura, y el guardia de seguridad Saúl Bascope.

El rotativo señala que Ayala, quien fue detenido el pasado 20 de febrero, era líder de la banda y es uno de los diez más buscados de Ecuador acusado del crimen de un fiscal y un policía en ese país.

Mientras estaba en Bolivia se hizo pasar inicialmente por un ciudadano colombiano, pero su identidad verdadera fue revelada durante la audiencia del lunes, pese a que incluso se había sometido a una cirugía facial, indica el diario.

Ayala estuvo preso en Cuenca (Ecuador) de donde se fugó en 2006, un año después estuvo detenido preventivamente en la ciudad boliviana de Santa Cruz y al abandonar la prisión organizó una banda formada por colombianos y ecuatorianos, añade la fuente.

El ecuatoriano será recluido en el penal de alta seguridad de Chonchocoro, situado en el altiplano de La Paz, porque los jueces de Bolivia creen que existe un riesgo de fuga si continúa en Cochabamba.