La juez condena al fiscal coordinador de Dénia (Alicante) por un delito de lesiones contra su ex mujer

VALENCIA, 16 (EUROPA PRESS)

La magistrado-juez sustituta del juzgado de lo Penal número 1 de Gandia (Valencia) ha condenado al fiscal coordinador de Dénia (Alicante) a 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad por un delito de lesiones contra su ex mujer, al considerar que la versión de la víctima cumplía todos los presupuestos exigidos legalmente para dotarle de versomilitud, ya que fue "persistente en su incriminación" y "sin contradicciones".

Así consta en una sentencia facilitada a Europa Press por parte del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), contra la que cabe recurso de apelación, al considerar probadas tanto las declaraciones de la víctima como de la madre, testigo que estuvo presente en el momento de los hechos. También asegura que las periciales psicológicas aportadas han demostrado que la personalidad de la víctima no presentaba ningún rasgo de enfermedad mental o de fabulación, tal y como argumentaba su ex marido.

Así mismo, alega que la mala relación personal que existía entre ambos, no podía llevar al tribunal, tal y como pretendía la defensa, a dudar de la verosimilitud de la declaración de la víctima, porque, de la misma manera, entonces este hecho se podría aplicar a la versión del acusado.

Considera probado, por tanto, que sobre las 17.30 horas del día 26 de abril de 2007, el hombre "de forma consciente y violenta" empujó a la mujer, funcionaria de Justicia, hacia las escaleras de subida del domicilio de ésta, con lo que perdió el equilibrio y cayó sobre el lado derecho de su cuerpo. Tras ello, el hombre se metió en el ascensor y abandonó el edificio.

Recuerda que ese día, tal y como pactaron víctima y acusado, la visita de su hija menor se desarrolló en el rellano de la escalera de la vivienda de mujer, debido a las malas relaciones que existían entre ellos. Ese día, la niña estaba muy nerviosa y no paraba de llorar. En esa situación "tensa", ambos intercambiaron expresiones hirientes y, como el hombre no era capaz de calmar el llanto, la mujer le pidió que se la entregara para intentar calmarla, algo a lo que él se negó. Tras pasar la media hora de visita establecida, el hombre entregó la menor a su ex mujer, y ésta a su madre, quien permaneció en el rellano sin entrar en el domicilio.

Seguidamente, sin mediar discursión previa, de forma "brusca" y "repentina", el hombre asió del frazo derecho "fuertemente" a su ex mujer, quien emitió un grito e intentó desasirse. En el transcurso del forcejeo, el hombre, "de forma consciente y violenta", la soltó y empujó hacia las escaleras de subida, por lo que perdió el equilibrio y cayó al suelo, sufriendo varias lesiones.

El hombre, entonces, se fue del lugar y acudió horas después a la Comisaría de la Policía Nacional para denunciar que había escuchado gritar a su ex mujer 'Socorro, socorro' una vez finalizado el régimen de visitas con la menor, a efectos de una posible denuncia por malos tratos.

Con todo, la juez condena a este hombre a 40 días de trabajos en beneficio de la comundiad, por un delito de lesiones contra la mujer, y le prohíbe acercarse a ésta a menos de 100 metros durante el periodo de dos años.