La pareja de la mujer que apuñaló a un cliente en un bar del Piles (Gijón) reconoce los hechos y acepta una multa

Su compañera sentimental fue condenada en su día a tres años y nueve meses de prisión GIJÓN, 11 (EUROPA PRESS) El compañero sentimental de la mujer que apuñaló a un cliente en un bar del Piles cuando éste último salió en defensa de la dueña del establecimiento hostelero aceptó hoy el pago de cuatro multas de un mes, por un 1.440, confirmaron a Europa Press fuentes jurídicas. El acusado, Tomás C.J., reconoció los hechos y aceptó la pena solicitada por la Fiscalía, que le imputaba cuatro faltas de malos tratos -golpes y lesiones--, en el juicio celebrado en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias con sede en Gijón. Durante el juicio anterior celebrado por esta causa, el imputado no acudió a la vista oral al encontrarse convaleciente por un accidente de tráfico, lo que obligó a suspender el juicio contra él hasta su recuperación. Por su parte, la acusación particular, que solicitaba por cada una de las cuatro faltas la localización permanente de seis días, cambió su petición por la de la Fiscalía. Los hechos tuvieron lugar el 1 de octubre de 2006, en una terraza del restaurante 'El Tostaderu", situado en la Ería del Piles. La agresión se produjo tras un fallo en una máquina expendedora de tabaco, motivo por el cual se inició la discusión entre la pareja del imputado y la dueña. La compañera sentimental salió en busca del procesado y entre los dos llevaron a cabo varios destrozos en el local al no atender a razones, según el relato de la Fiscalía. La dueña del establecimiento anotó entonces la matrícula del vehículo en el que se iban, lo que motivó que estos volvieran. Varios clientes salieron en defensa de la dueña y fue entonces cuando la pareja del imputado, que reconoció ya los hechos en un juicio anterior, cogió un cuchillo de una de las mesas y se lo clavó a uno de ellos, José Alfredo A.A., que entonces tenía 42 años, mientras que el acusado supuestamente le daba patadas y golpes. Aunque la pareja se dio a la fuga, pudo ser localizada por la Policía. Tras su detención, el magistrado del Juzgado de Instrucción número 3 de Gijón, que se encontraba de guardia, calificó los hechos como homicidio en grado de tentativa y decretó prisión para la mujer y libertad sin fianza para su compañero. Asimismo, la mujer, Viviana A.O., vecina de Oviedo, aceptó una pena de tres años y nueve meses de prisión y el pago de una indemnización de 10.242 euros tras llegar a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía. El Ministerio Fiscal había solicitado inicialmente una condena de siete años y seis meses de cárcel, pero rebajó la pena al presentarse un informe forense que constata que la mujer sufría "agorafobia", además de aplicarse otros atenuantes como reparación del daño causado.