Reclusos toman el control de penal uruguayo de Las Rosas

  • Montevideo, 15 abr (EFE).- Reclusos del penal de Las Rosas, en la región de Maldonado, unos 135 kilómetros al este de Montevideo, se amotinaron hoy y mantienen el control de la cárcel, aunque la situación se encuentra en calma y no se han producido heridos ni daños de consideración.

Reclusos toman el control de penal uruguayo de Las Rosas

Reclusos toman el control de penal uruguayo de Las Rosas

Montevideo, 15 abr (EFE).- Reclusos del penal de Las Rosas, en la región de Maldonado, unos 135 kilómetros al este de Montevideo, se amotinaron hoy y mantienen el control de la cárcel, aunque la situación se encuentra en calma y no se han producido heridos ni daños de consideración.

El jefe de prensa de la policía de Maldonado confirmó a Efe que autoridades policiales y judiciales se encuentran dialogando con los internos mientras se ha reforzado la guardia en la zona.

Pese a los incidentes, la policía afirmó que la situación vuelve a la normalidad.

El diario El País relató que el motín comenzó después de que un recluso iniciara una huelga de hambre y se cosiera la boca para ser recibido por las autoridades judiciales.

Tras ser enviado a la enfermería, el preso se fugó y se subió a una columna del centro penitenciario, desde la que se colgó con una correa.

Cuando era trasladado a un centro hospitalario, varios reclusos comenzaron a romper las puertas y más de un centenar bajó al patio, por lo que se decidió reforzar la guardia, dijo al diario el jefe de Policía de Maldonado, Eduardo Martínez.

Los choques entre presos y los policías habrían causado "grandes destrozos" y las autoridades ordenaron retirar la guardia para evitar mayores daños.

Según el diario, desde el exterior de la cárcel se pudo observar la presencia de los reclusos en los tejados.

Pese a todo, el jefe de la Policía señaló que tanto él como las autoridades del Penal, el juez y la fiscal se encuentran en la cárcel de Las Rosas dialogando con los presos, quienes ya están regresando a las celdas.

En las cárceles uruguayas "se violan sistemáticamente" los derechos humanos debido a sus pésimas condiciones y el hacinamiento en el que viven los internos, señala un reciente informe publicado por las Naciones Unidas.

Las malas condiciones hacen que los motines y protestas de los internos sean corrientes.

A principios de esta semana el Gobierno anunció un plan de choque para combatir el hacinamiento carcelario que incluye el traslado de 1.250 presos a nuevos centros de detención habilitados en distintos edificios gubernamentales, entre ellos cuarteles y hospitales.

Según datos de 2007, últimos disponibles, la población carcelaria en Uruguay es de unas 8.000 personas.

Pese a ser uno de los países de la región con menores índices de criminalidad, Uruguay tiene uno de los índices más altos del mundo de población encarcelada, según datos de Naciones Unidas.