ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

Un internauta tailandés condenado a diez años de cárcel por injurias a la Familia Real

  • Bangkok, 3 abril (EFE).- Un internauta tailandés fue condenado hoy a diez años de cárcel por un delito de lesa majestad al injuriar a la monarquía con una foto que colgó en una pagina web, informaron hoy fuentes judiciales.

Un internauta tailandés condenado a diez años de cárcel por injurias a la Familia Real

Un internauta tailandés condenado a diez años de cárcel por injurias a la Familia Real

Bangkok, 3 abril (EFE).- Un internauta tailandés fue condenado hoy a diez años de cárcel por un delito de lesa majestad al injuriar a la monarquía con una foto que colgó en una pagina web, informaron hoy fuentes judiciales.

Suwicha Thakho, que no pudo evitar las lágrimas al conocer la sentencia, fue condenado inicialmente a 20 años de prisión, pero el tribunal le rebajó la pena tras declararse culpable.

El contenido de la foto no pudo divulgarse, puesto que los medios de comunicación hubieran podido ser también acusados de lesa majestad.

La legislación de Tailandia, nación regida por una monarquía constitucional, castiga con entre tres y quince años de cárcel a "cualquiera que difame, insulte o amenace al rey, reina, heredero al trono o regente".

El pasado enero, el profesor, escritor y activista tailandés Giles Ji Ungpakorn fue acusado de lesa majestad por comentarios ofensivos contra el monarca, Bumibol Adulyadej, y la Familia Real en el libro "Un golpe de Estado para los ricos", que trata la asonada militar de 2006.

Peor suerte tuvo el escritor australiano Harry Nocolaides, sentenciado a tres años de prisión por contar en otro libro las aventuras amorosas del príncipe heredero, Vajiralongkorn.

Tras la intervención de los grupos de derechos humanos y del Gobierno australiano, Nicolaides fue finalmente indultado por el rey y regresó a Australia.

Bumibol Adulyadej, de 81 años, es reverenciado como un ser casi divino por los tailandeses, que lo consideran el auténtico líder de la nación a pesar de que en teoría no ejerce función ejecutiva alguna.