Capturan en México al presunto jefe del cártel de "La Familia"

MEXICO DF (Reuters) - Las autoridades mexicanas capturaron a un presunto narcotraficante, considerado uno de los principales operadores del cártel de "La Familia", que dice defender a la ciudadanía pero está acusado de varias decapitaciones en el estado central de Michoacán.

La Secretaría de Seguridad Pública federal dijo que Rafael "el Cede" Cedeño, detenido el sábado durante un bautizo con otras 43 personas, controlaba el tránsito de cargamentos de cocaína del cártel procedentes de Centroamérica desde el puerto de Lázaro Cárdenas, en la costa del Pacífico.

Además de Michoacán, donde tiene sede, "La Familia" opera en el estado de Guerrero, también en la costa Pacífico, y en el central Estado de México, vecino a la capital.

Cedeño también recibía cargamentos de efedrina y pseudoefedrina -materia prima para fabricar metanfetaminas- procedentes de Asia y Europa para distribuirlas a laboratorios clandestinos de la organización en Michoacán, dijo la secretaría en un comunicado.

"La Familia" o "La Familia Michoacana" es considerada una escisión del poderoso cártel del Golfo, que opera principalmente en el oriente y sur de México.

A diferencia de los demás cárteles, tiene tintes paramilitares, pues dice haberse formado para combatir la violencia y proteger a los ciudadanos en momentos en que las autoridades están desbordadas por el narcotráfico.

Al ser interrogado, Cedeño dijo que formó a más de 9.000 integrantes del grupo delictivo, según el comunicado.

"El adoctrinamiento de este grupo consiste en cursos de lo que ellos consideran superación personal, valores, principios éticos y morales acordes a los fines de la organización delictiva", dijo el comunicado.

En el momento de su detención, Cedeño portaba una credencial de observador permanente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, equivalente al Defensor del Pueblo.

La secretaría dijo que Cedeño trabajaba directamente con el líder del cártel, Nazario "el Chayo" Moreno, a quien la fiscalía federal ha incluido en una lista de narcotraficantes por los que ofrece recompensas millonarias.

El Gobierno de Felipe Calderón tiene desplegados a unos 45.000 soldados y policías federales para tratar de controlar la violencia de los cárteles, que sólo el año pasado dejó 6.300 muertos.