El fundador de DMG prefiere la extradición a EE.UU., asegura su abogado en Colombia

  • Bogotá, 25 mar (EFE).- El empresario colombiano David Murcia Guzmán, fundador del intervenido consorcio DMG, considera preferible que sea extraditado a Estados Unidos, donde afronta un proceso por blanqueo de dinero, sostuvieron hoy fuentes de su defensa en Bogotá.

El fundador de DMG prefiere la extradición a EE.UU., asegura su abogado en Colombia

El fundador de DMG prefiere la extradición a EE.UU., asegura su abogado en Colombia

Bogotá, 25 mar (EFE).- El empresario colombiano David Murcia Guzmán, fundador del intervenido consorcio DMG, considera preferible que sea extraditado a Estados Unidos, donde afronta un proceso por blanqueo de dinero, sostuvieron hoy fuentes de su defensa en Bogotá.

El jurista Gustavo Salazar, que encabeza el grupo defensor de Murcia en Colombia, aseguró que el reo no cuenta en su país con las garantías que le permitan controvertir las acusaciones de captación ilegal de dinero y de lavado de activos por las que es enjuiciado.

"Él dice que cree más en la justicia norteamericana que en la colombiana", afirmó Salazar a la salida del juzgado en Bogotá en el que el empresario comparece en juicio.

El abogado explicó que su cliente ha sido prácticamente hallado culpable de manera anticipada y no se le escucha, lo que significa que no cuenta con las garantías procesales.

Todo ello "hace pensar que es mejor que lo extraditen", añadió el jurista, aunque sostuvo que Murcia tampoco es responsable de los cargos que le fueron formulados la semana pasada en Estados Unidos.

Murcia y cinco de sus antiguos ejecutivos en DMG (sigla que se deriva de las iniciales del nombre del empresario) fueron procesados el 18 de marzo último por la sección de la fiscalía norteamericana en Manhattan bajo cargos relacionados con blanqueo de dinero del narcotráfico.

El colombiano fue detenido el pasado noviembre en Panamá, de donde fue deportado de inmediato a su país, que por entonces había sido declarado en "emergencia social" para afrontar una crisis por la quiebra de "pirámides" o desaparición de propietarios de estas entidades ilegales de captación de dinero.

En virtud de esta medida, adoptada por el Gobierno del presidente Álvaro Uribe, las autoridades intervinieron el grupo DMG, que se dedicaba a la comercialización de bienes y servicios mediante la venta de tarjetas prepago y el reconocimiento futuro del capital invertido en estos medios de pago.