El parking de Manuel Arellano abrirá esta semana tras firmar la recepción para servicio en Semana Santa y Feria

SEVILLA, 6 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Sevilla ha firmado hoy con la adjudicataria el acta de recepción del aparcamiento de Crucero Baleares, en la calle Manuel Arellano de la Ronda de Triana, con lo que se abre la puerta para que, previa formalización de los contratos, esta estructura pueda empezar a ser ocupada de manera "inmediata" en esta semana para que pueda prestar servicio a la barriada durante una parte de la Semana Santa y la Feria de abril.

El concejal de Movilidad, Francisco Fernández (PSOE), indicó a Europa Press que, una vez comprobado que "todo estaba en orden" y que no se produciría "ningún tipo de indefensión por parte de ninguno de los titulares", la empresa Iniciativas Aparca comienza a poner en conocimiento de los clientes la posibilidad de hacer uso inmediato del aparcamiento, con unas 500 plazas disponibles.

Dicha estructura vendrá a "paliar" los problemas de estacionamiento de las inmediaciones, "fundamentalmente a los titulares del parking", según Fernández, que añadió que el proceso se ha llevado a cabo con "absoluto rigor y pensando en los intereses de los vecinos", para que "tanto los usuarios como los propietarios de edificios adyacentes tengan todas las garantías".

El edil de Movilidad defendió que la corporación ha estado "desde el primer minuto" en un nivel de gestión con la empresa constructora para que presentara la documentación "referente no sólo a las características constructivas del aparcamiento que se acogen a pliego y reúnen los requisitos técnicos necesarios, sino también, velando por los intereses del resto de ciudadanos, con respecto a la reparación de daños que se pudiera haber producido a edificios anexos".

Previamente, los vecinos, en un comunicado remitido a Europa Press y antes de conocerse la noticia, informaron sobre un encuentro mantenido en la tarde del pasado sábado para llevar a cabo las acciones oportunas con la finalidad de que estas plazas fueran entregadas en Semana Santa, puesto que, a su juicio, se daba la inexistencia de problemas técnicos para proceder a la apertura del aparcamiento.

Las obras del aparcamiento, que se iniciaron en el año 2006, contaron con la dificultad añadida de la aparición de grietas y otros desperfectos en edificios anexos, lo que motivó su retraso y un conflicto entre residentes y Consistorio que llegó hasta los tribunales.

Los afectados por las obras del cercano aparcamiento presentaron en el Ayuntamiento hispalense una reclamación patrimonial cuya cuantificación, a falta de ser completada con los daños y perjuicios particulares de cada vivienda, asciende finalmente a 965.000 euros. En la reclamación están incluidos únicamente los daños estrictamente materiales, sin haber integrado los perjuicios morales de los vecinos, después de que las valoraciones y los criterios establecidos en un informe encargado por los propios afectados y realizado por el catedrático de Ingeniería del Terreno de la Universidad de Sevilla Antonio Jaramillo calificaran los desperfectos de "severos".