El PSOE de Melilla critica a Imbroda por oponerse a la extradición a Marruecos de dos presuntos terroristas islamistas

MELILLA, 27 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSOE de Melilla, Dionisio Muñoz, manifestó hoy que "es muy grave" que el presidente de Melilla y senador, Juan José Imbroda (PP), "haya puesto en duda la actuación" de la Audiencia Nacional y el auto de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, al oponerse a la extradición a Maruecos de dos melillenses de origen bereber --uno español y otro belga-- como presuntos terroristas islamistas por su condición de ciudadanos comunitarios que deberían ser juzgados en España.

En cambio, la Asociación Intercultura considera "insultante" que el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, sobre la posible extradición de los presuntos terroristas Mohamed El Bay y Ali Aarras, afirme que en ambos "prevalece la nacionalidad marroquí" y demostraría que "los españoles musulmanes de Ceuta y Melilla serán españoles de tercera categoría"

Tanto el PSOE como Intercultura se refieren a la intervención de Imbroda en Senado y su correspondiente respuesta por parte de Moratinos sobre el hecho de que Marruecos considere nacionales a los bereberes residentes en Melilla aunque éstos estén en posesión de la nacionalidad española.

'RACISMO JUDICIAL'

El líder de los socialistas melillenses manifestó que si Imbroda acusa al Gobierno de Rodríguez Zapatero de "despreciar a esta persona por su origen, lo que está haciendo es acusar" a los jueces y magistrados de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo. "Está acusando a la Audiencia Nacional de resolver en este sentido porque se llaman Alí o Mohamed, es decir, está acusando a jueces y magistrados de racistas", censuró.

Las palabras de Imbroda, prosiguió Muñoz, "o están poniendo en duda el Estado de Derecho o le está pidiendo al Gobierno de España que no haga caso de los Tribunales".

El portavoz socialista subrayó que ante la gravedad de las acusaciones contra estas dos personas, le pidió a Imbroda que "no juegue tan alegremente" con estos asuntos. "No puede pretender extrapolar el caso particular de una persona al conjunto de más de 30.000 melillenses", razonó el dirigente socialista, que dejó claro que si se da un caso puntual serán los Tribunales, el Supremo y el Consejo de Ministros, en base a las garantías procesales, los que diriman el caso.

Sin embargo, la Asociación Intercultura criticó que la decisión de extraditar a un ciudadano belga y otro español, por su condición de musulmanes, "es un nefasto precedente, además de muy peligroso para la comunidad musulmana de Ceuta como de Melilla y demuestra, un doble rasero puesto que este tipo de actuación judicial no se tomaría con ciudadanos españoles de otra extracción cultural".

Por ello, la entidad que preside Yonaida Selam destacó que "entendemos que la propuesta defendida por Imbroda, para que una comisión rogatoria marroquí se desplace a España para interrogar a ambos detenidos, es una solución acertada".

Asimismo, opinó que, si bien es esperanzador que el Gobierno de la Nación aún no haya decidido extraditar al reino alauí a El Bay y Aarras, "es profundamente lamentable que Moratinos, por un lado destaque del auto de Audiencia la sugerencia que él mismo hace --confirmado posteriormente por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo-- de autorizar su extradición a Marruecos y no que dicho auto haya sobreseído las acusaciones contra Alí Arras".

De igual modo, valoró que las buenas relaciones entre España y Marruecos "no pueden prevalecer por encima del respeto al principio de igualdad de todos los españoles, así como una violación del derecho a un juicio justo y con todas las garantías, condenando a los citados a la más absoluta indefensión y humillación"

Por último, desde Intercultura mostraron su confianza en que el Tribunal Constitucional "no avale tan pérfida decisión, máxime, cuando Marruecos a pesar de algunos avances, sigue siendo cuestionado en lo que a protección y la defensa de los Derechos Humanos se refiere".

Según concluyó, "hay que advertir que esta ilegal, injusta, discriminatoria y a la vez diabólica decisión, de extraditar a Marruecos a dos ciudadanos comunitarios, reflejaría que los musulmanes españoles de ambas ciudades, son una suerte de españoles de segunda o tercera categoría que viven en la más absoluta inseguridad jurídica".