Los familiares de un presunto terrorista islamista se encadenan en Melilla para que no sea extraditado a Marruecos

MELILLA, 27 (EUROPA PRESS) Los familiares de uno de los dos presuntos terroristas islamistas detenidos en Melilla hace un año, Ali Aarras, se encadenaron hoy al Monolito de la Constitución para protestar por la decisión del Consejo de Ministros y de la Audiencia Nacional de extraditarle junto a Mohamed El Bay a Marruecos a pesar de contar con el primero con la nacionalidad belga y el segundo con la española, si bien todavía confían en el recurso presentado ante el Tribunal Constitucional para que se rechace la entrega al reino alauí. La protesta, que se prolongó durante más de una hora, contó con el respaldo de la Comisión Islámica de Melilla y de la Asociación Intercultura, cuya presidenta, Yonaida Selam, aseguró que uno de los dos detenidos, encarcelados actualmente en una prisión de Madrid, como es el caso de Ali Aarras, está en huelga de hambre desde hace casi un mes. Selam, en nombre de los familias, dijo que de consumarse la extradición "supondría claramente la instauración del racismo institucional y una quiebra del principio de igualdad de todos los españoles, así como una violación del derecho a un juicio justo y con todas las garantías, condenando al citado a la más absoluta indefensión y humillación". Por ello, destacó que "hay que advertir, que esta ilegal, injusta, discriminatoria y a la vez diabólica decisión, de extraditar a Marruecos a dos ciudadanos comunitarios, reflejaría que los musulmanes españoles de ambas ciudades, son una suerte de españoles de segunda o tercera categoría que viven en la más absoluta inseguridad jurídica". Selam dijo que la Justicia española ya sobreseyó a Ali Aarras de los delitos por los que quiere enjuiciarle Marruecos y por tanto afirma que "no se puede juzgar a una misma persona dos veces por un mismo delito en dos países diferentes". El Bay y Aarras fueron detenidos el 1 de abril de 2008 para ejecutar una orden de detención internacional dictada por Marruecos. A Aarras le consideran integrante del "Movimiento de los Muyahidines en el Magreb" desde 1982 y le relacionan con los atentados de Casablanca del 16 de mayo de 2003. Por su parte, El Bay está supuestamente relacionado con una red terrorista que las autoridades marroquíes desmantelaron en febrero de 2008 con la detención de más de 30 personas.