Prisión preventiva para los presuntos terroristas que planeaban matar a Evo Morales

  • La Paz, 18 abr (EFE).- Una jueza dictó hoy prisión preventiva para los dos presuntos terroristas internacionales que, según denuncia el Gobierno boliviano, planeaban matar al presidente Evo Morales y que fueron detenidos en un operativo en el que murieron otros tres supuestos "mercenarios".

La Paz, 18 abr (EFE).- Una jueza dictó hoy prisión preventiva para los dos presuntos terroristas internacionales que, según denuncia el Gobierno boliviano, planeaban matar al presidente Evo Morales y que fueron detenidos en un operativo en el que murieron otros tres supuestos "mercenarios".

En una audiencia de medidas cautelares que finalizó en horas de la madrugada, la jueza Betty Yañiquez determinó enviar a prisión provisionalmente al presunto terrorista boliviano Mario Tadic Astorga y al húngaro Elöd Tóaso, confirmó a Efe una fuente judicial.

Los dos supuestos sicarios, que en principio serán enviados al penal de San Pedro, en el centro de La Paz, fueron detenidos esta semana en una operación policial en la ciudad de Santa Cruz (este) en la que perdieron la vida el rumano Magyarosi Arpak, el irlandés Dwayer Michael Martin y el boliviano Eduardo Rózsa Flores.

Los cinco, presuntamente, integraban una banda que al parecer planeaba asesinar a Morales, a su vicepresidente, Álvaro García Linera, y a otras autoridades gubernamentales y del departamento oriental de Santa Cruz, según denunció el Ejecutivo.

Los medios locales aseguran que Flores combatió en la guerra de los Balcanes, fue corresponsal de medios de comunicación internacionales, escribió libros y produjo e inspiró películas.

El Ministerio de Exteriores irlandés anunció el envío a La Paz de un alto funcionario que tratará de averiguar si Martin es efectivamente ciudadano de su país.

Mientras, la Interpol ofreció desde París todo su apoyo a las autoridades policiales bolivianas para investigar el supuesto intento de magnicidio.

Desde la oposición se han vertido dudas sobre los supuestos planes de magnicidio y se ha criticado lo que ha sido considerado un intento de "politizar" un asunto que algunos han calificado de "show" y "montaje".