Un tribunal da luz verde a la extradición de un ex diputado salvadoreño preso en EE.UU.

  • Guatemala, 10 mar (EFE).- Un tribunal guatemalteco dio luz verde hoy a la solicitud de extradición del ex legislador salvadoreño Roberto Silva, al que la Fiscalía local acusa de estar implicado en el asesinato, en 2007, de tres disputados de El Salvador ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Guatemala, 10 mar (EFE).- Un tribunal guatemalteco dio luz verde hoy a la solicitud de extradición del ex legislador salvadoreño Roberto Silva, al que la Fiscalía local acusa de estar implicado en el asesinato, en 2007, de tres disputados de El Salvador ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Fuentes judiciales explicaron hoy a periodistas que el Juzgado Noveno de Instancia Penal dio trámite a la petición que le hizo en febrero pasado el fiscal que investiga el crimen de los políticos salvadoreños, Edwin Marroquín.

El proceso fue elevado a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), la que deberá confirmar o rechazar la resolución del tribunal, que también ya ordenó la detención de Silva.

El ex legislador salvadoreño está detenido en Estados Unidos por violar leyes migratorias.

Según el fiscal que investiga los asesinatos de los tres diputados salvadoreños ante el Parlacen, Silva es uno de los autores intelectuales del crimen perpetrado en Guatemala el 19 de febrero de 2007.

Ese día los cadáveres calcinados de los diputados salvadoreños al Parlacen, Eduardo D'Aubuisson, José Ramón González y William Pichinte, así como su chófer, Gerardo Napoleón Ramírez, fueron hallados en una comunidad rural del este de Guatemala.

Según la Fiscalía, la matanza fue "planificada, coordinada y ejecutada" por Silva para vengarse del oficialista partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena) de El Salvador, cuyos diputados fueron los que promovieron su desafuero, en noviembre de 2006, de la Asamblea Legislativa, por supuestos actos de corrupción.

El múltiple asesinato habría sido ejecutado en complicidad con el ex diputado guatemalteco Manuel de Jesús Castillo, y el socio de éste, Carlos Gutiérrez, alias "Montaña 3", y ejecutado por los integrantes de la denomina "Banda de Jalpatagua" y un grupo de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala, vinculados a esa agrupación.

Los cuatro policías guatemaltecos que fueron detenidos el 22 de febrero de 2007 como autores materiales de la matanza fueron asesinados dos días después en la prisión en la que se les recluyó.

El abogado de Manuel Castillo, Fernando Linares, insistió hoy que su cliente es inocente de los cargos que le imputa la Fiscalía.