Economía/Fiscal.- El 29% de los directivos recompensaría a sus empleados por evitar un caso de fraude, según Deloitte

MADRID, 12 (EUROPA PRESS) El 29% de los empleados recompensaría económicamente a sus empleados por evitar un caso de fraude, según se desprende del informe 'Fortifying Anti-Corruption in Today's Corporation' sobre programas contra el fraude empresarial elaborado por Deloitte. Por el contrario, seis de cada diez directivos de todo el mundo no recompensaría a sus empleados en ningún caso, mientras que el 8% de los responsables de las empresas no sabría a quien acudir. Geográficamente, un 20,5% de las empresas europeas pagaría a sus empleados por evitar un caso de fraude, porcentaje que se eleva al 28% en EE.UU. y al 40% en el caso de los países emergentes, más propensos a este tipo de prácticas. En las empresas en las que existe un plan contra el fraude, uno de cada dos directivos asegura que que cada cinco años actualiza y adapta su programa, con el objetivo de incorporar medidas más estrictas, mientras que un 9% reduciría la normativa existente y un 17% no haría cambios de ningún tipo. Por otro lado, del informe se desprende que cuatro de cada diez directivos de todo el mundo considera que las compañías deben investigar y tratar sus propios problemas internos en lugar de recurrir en primer lugar a las autoridades competentes. Además, un 73% de los directivos encuestados por Deloitte asegura que tendría tolerancia cero con sus empleados corruptos, llegando a tomar medidas disciplinarias como el despido. El estudio desvela la creciente importancia de la auditoría interna en la lucha contra el fraude, ya que asegura que ocho de cada diez directivos ven esta práctica como la mejor fuente para medir la efectividad de los programas contra el fraude. De hecho, el 47% de los encuestados mencionó que integrar un programa de fraude en sus sistema interno de auditoría podría ayudar a detectar y prevenir el fraude de las manera más eficaz, y el 32% preferiría que sus organizaciones invirtieran más en los programas de lucha contra la corrupción. A la hora de hacer frente a un incidente de fraude, un 39% pediría asesoramiento a los altos directivos, mientras que un 24% prefiere al consejo general y el 21%, al responsable de cumplimiento normativo.