Eduardo Zaplana no quiere volver a la política ni comentar los casos de corrupción

  • Madrid, 27 mar (EFE).- El ex dirigente del PP Eduardo Zaplana ha asegurado que no tiene "ningún ánimo" ni "ninguna voluntad" de volver a la vida política y ha rehusado comentar las informaciones sobre supuestos casos de corrupción que afectan a su partido, porque "todo lo que diga -ha precisado- puede ser utilizado en mi contra".

Eduardo Zaplana no quiere volver a la política ni comentar los casos de corrupción

Eduardo Zaplana no quiere volver a la política ni comentar los casos de corrupción

Madrid, 27 mar (EFE).- El ex dirigente del PP Eduardo Zaplana ha asegurado que no tiene "ningún ánimo" ni "ninguna voluntad" de volver a la vida política y ha rehusado comentar las informaciones sobre supuestos casos de corrupción que afectan a su partido, porque "todo lo que diga -ha precisado- puede ser utilizado en mi contra".

Por vez primera desde que hace más de un año decidiera retirarse de la vida política, el ex president de la Generalitat ha comparecido hoy ante los periodistas para presentar el libro del eurodiputado del PP Luis Herrero -"El tercer disparo"- en un acto que ha dado pie a comentarios distendidos sobre los trajes del ex portavoz del PP y los del presidente valenciano, Francisco Camps.

"Yo no me iría a hacer un traje a Milano", ha respondido Luis Herrero al ser preguntado por los trajes adquiridos en esa tienda y que, según algunas informaciones, recibió Camps de la trama de corrupción de la "operación Gürtel".

Previamente ha aclarado que creía "por supuesto" en la "versión de Camps", y ha provocado risas cuando ha contado que se inspiró en Zaplana para uno de los personajes, y que se le puede reconocer porque "lleva los trajes mejor planchados de la novela".

Zaplana ha dicho que ese personaje le "cae simpático" aunque él nunca ha "llevado pañuelo ni chaqueta cruzada" y ha destacado que "no sale mal parado" de la novela porque consigue "imponer sus principios".

Se ha negado a responder si él se haría trajes en Milano -"Todo lo que diga puede ser utilizado en mi contra", ha indicado entre risas- y ha recordado que lleva un año alejado de la política.

"Es muy pronto para que yo emita juicios sobre el día a día", ha apostillado el ex dirigente del PP.

Mientras Zaplana ha insistido en que no tiene deseos de regresar a la política, Herrero ha mostrado sus deseos de continuar y de volver a figurar en las listas del PP al Parlamento Europeo.

Sin embargo, Herrero ha recordado que todos los medios de comunicación le dan "por muerto" y ha reconocido: "sospecho que en política me queda un corte de pelo".

Preguntado por si hay incomunicación con el presidente de su partido, Mariano Rajoy, el eurodiputado del PP ha desvelado que ayer le llamó para pedir una entrevista y ha emplazado a los periodistas a preguntar dentro de una semana para averiguar si existe esa incomunicación o no.

En cualquier caso, ha insistido en que le gustaría estar en las listas, "siempre que el PP creyera que soy útil, no si pensara que soy un peaje a pagar o un engorro".

Zaplana ha elogiado la labor de Luis Herrero como eurodiputado, y ha dicho que "ha dado la cara y trabajado como pocos".

Pese a advertir que no quería defender su inclusión en las listas del PP "para no perjudicarle", Zaplana ha respondido que "sería un derroche prescindir de personas así". "Y utilizo el plural de forma muy consciente", ha apostillado.

Ha defendido que los partidos deben abrir puertas y ventanas a políticos dispuestos "a equivocarse" y, tras recordar los "charcos" en los que se metió él, ha recalcado que "nunca se podrá decir" que no intentó "hacer cosas".

Herrero ha defendido también a Zaplana, ha dicho que él es "zaplanista" y seguirá siéndolo aunque le "reporte incomodidades en algún territorio".

La novela de Herrero -"El tercer disparo"- es su primera incursión en el mundo de ficción y, según ha reconocido, recoge sucesos inspirados en hechos reales de la vida política.

Las conversaciones con ETA, los GAL, o el atentado contra José María Aznar son algunas de las situaciones que, según Herrero, pueden ser identificadas por el lector.

"Si tiene que provocar polémica porque algún político se dé por aludido, que lo haga cuanto antes para que aumenten las ventas", ha bromeado el autor.