El Ayuntamiento de Baena (Córdoba) certifica al juzgado que las facturas corresponden a obras reales acabadas

El juez espera otro informe pericial para resolver sobre la petición de sobreseimiento del caso que presentó la defensa BAENA (CÓRDOBA), 1 (EUROPA PRESS) El Ayuntamiento de Baena (Córdoba) ha concluido y remitido ya al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción único de dicha localidad el informe que éste le demandó, en el marco del caso de las supuestas facturas falsas, certificando el Consistorio que las facturas investigadas son auténticas, al igual que las obras, ya ejecutadas, a las que se refieren. Según dijeron hoy a Europa Press fuentes de la defensa de los imputados en este caso, "el informe emitido por el Ayuntamiento, que es más detallado que otro relativo al mismo tema que ya se incorporó anteriormente a la causa", da cuenta de cómo las facturas, "no sólo fueron visadas por la Tesorería del Consistorio", sino que contaban también con partida presupuestaria y fueron "abonadas vía transferencia bancaria" a la empresa que ejecutó las obras, a medida que éstas se concluían. Precisamente, en su informe al juzgado, el Ayuntamiento ha identificado de forma detallada las obras a las que se refieren las 12 facturas emitidas por Carpinterías Metálicas Jesús Gómez, que dieron lugar a esta causa. También ha especificado el Consistorio cuál fue el trabajo contratado a esta empresa en cada una de las obras y las actas de recepción de todas éstas. Este informe municipal viene a sumarse a otro, que también tiene ya el juzgado, emitido por la empresa especializada en tasaciones Tinsa y elaborado por ésta como prueba pericial. En este informe se asegura que los conceptos por los que se emitieron las facturas "tienen unos costes que se corresponden con los precios actuales de mercado", lo que viene a confirmar la tesis de la defensa del empresario baenense imputado en este procedimiento, en cuanto a que los precios de tales facturas "no están inflados". Ahora, en el marco de las diligencias previas que abrió al respecto el juzgado baenense en 2007, resta por conocerse un último informe que, igualmente reclamado por el juez, habrá de hacer un perito aparejador, para verificar, como alega el empresario y como ha certificado ya en su informe el Ayuntamiento, que las facturas que emitió al Consistorio son reales y se corresponden con obras ya acabadas. PETICIÓN DE SOBRESEIMIENTO Lo que indique al respecto el perito aparejador en su informe será clave para la continuidad o cierre de este caso. Ello se debe a que el juez decidirá, en función del resultado de dicho informe, respecto a la petición de sobreseimiento y archivo del caso que le presentó ya la defensa de los dos trabajadores municipales imputados en este procedimiento. Para la defensa, todas las pruebas documentales, testificales y periciales hasta ahora incorporadas a la causa llevan al necesario archivo de la misma, más aún después de que el propio juzgado ha acordado el sobreseimiento de la pieza separada, en relación con la supuesta comisión de un delito de tráfico de influencias, en la que estaban imputados los mismos dos trabajadores municipales. También la defensa del empresario imputado solicitará el archivo del caso de las facturas, en cuanto el nuevo informe pericial confirme, como ya lo ha hecho el del Ayuntamiento, que "las facturas no son falsas, pues corresponden a obras que existen, que están acabadas y presupuestadas" por el Consistorio, que en su día las adjudicó de forma directa, por el procedimiento de urgencia, dado que todas las intervenciones fueron de "escasa cuantía". DENUNCIADO EN 2007 Fue la denuncia de este empresario en julio de 2007 la que dio origen al caso, aunque unas semanas después cambió de abogado y se retractó, alegando que denunció bajo presiones, amenazas y engaños lo que ahora investiga el juzgado, es decir, el presunto pago de facturas falsas por el Consistorio a varias empresas que, supuestamente, luego devolvían al Ayuntamiento el dinero, sin el IVA, para así obtener trato de favor en adjudicaciones de obras. Sin embargo, el empresario se desdijo poco después, alegando que denunció por las citadas presiones y que lo hizo también para ocultar a su entorno familiar determinados gastos personales, asegurando desde entonces, y así lo ratificó en su última declaración en el juzgado el pasado 12 de marzo, que las facturas no son falsas, pues recibió los pagos del Ayuntamiento por ejecutar obras reales, "que están hechas, presupuestadas y con su correspondiente expediente". Las declaraciones del pasado 12 de marzo en el juzgado del empresario y de su primer abogado, lo mismo que la de su hermano, su contable y la de los guardias civiles que llevaron la investigación y le acompañaron a denunciar al juzgado, tuvieron por objeto aclarar si el empresario fue presionado para que denunciara y también sobre las amenazas que supuestamente recibió cuando se retractó. Se da la circunstancia de que la contable del empresario es también la esposa del cabo de la Guardia Civil que abrió la investigación y cuñada de la concejala de IU en el Ayuntamiento de Baena María Jesús Muñoz, que está personada en este caso como acusación particular. Las diligencias previas por el caso de las facturas las abrió el juzgado baenense en 2007, como pieza separada del caso de urbanismo, que también lleva desde ese año el mismo juzgado. En el caso de las facturas el juez investiga la presunta comisión de los delitos de malversación de caudales públicos, falsedad documental, cohecho y estafa. Los imputados en este caso son dos trabajadores municipales, el presidente de una sociedad de cazadores de Baena y dos empresarios, siendo uno de éstos últimos el mismo que denunció en 2007, aunque luego se retractó.