El octavo imputado en la estafa de Contsa culpa al contable fallecido

  • Sevilla, 27 mar (EFE).- El octavo imputado por la presunta estafa de la inmobiliaria sevillana Contsa ha dicho hoy a la juez que actuó por orden del entonces contable de la empresa, que se suicidó poco antes de la suspensión de pagos, y que aún no ha conseguido recuperar el dinero por el que está acusado.

El octavo imputado en la estafa de Contsa culpa al contable fallecido

El octavo imputado en la estafa de Contsa culpa al contable fallecido

Sevilla, 27 mar (EFE).- El octavo imputado por la presunta estafa de la inmobiliaria sevillana Contsa ha dicho hoy a la juez que actuó por orden del entonces contable de la empresa, que se suicidó poco antes de la suspensión de pagos, y que aún no ha conseguido recuperar el dinero por el que está acusado.

La juez de instrucción 17 de Sevilla ha tomado hoy declaración a A.O.M., gerente de una empresa aceitera, acusado de distraer, en connivencia con el dueño de Contsa y en las semanas inmediatamente anteriores a la suspensión de pagos, distintas cantidades de dinero.

El acusado ha asegurado que los pagarés que recibió eran contraprestación por la retirada de imposiciones en Contsa y por los intereses correspondientes y que a su vez los endosó a otras empresas, han informado a Efe fuentes del caso.

Al resultar impagados, el imputado ha asegurado que aún debe ese dinero y que además no ha recuperado la inversión.

En cuanto a los recibos acreditativos de dichos movimientos, ha asegurado que actuó por dictado de Rafael Salas, contable de Contsa que falleció el 7 de febrero de 2008, días antes de que la empresa presentase suspensión de pagos.

Esta ha sido la octava persona que declara imputada por presunta estafa, delito societario y apropiación indebida en la gestión de Contsa.

En esta causa penal están acusados hasta ahora el presidente de la empresa, José Salas Burzón, que además permanece encarcelado desde octubre de 2008, su esposa, un apoderado, una administrativa, el presidente de la Asociación de Afectados, un socio de empresas del grupo y un abogado que presuntamente dirigió los negocios en República Checa, Bulgaria, Miami y Gibraltar.

La inmobiliaria Consta se encuentra en suspensión de pagos desde febrero de 2008 con unas deudas que totalizan 115 millones de euros a 1.653 afectados, en su mayoría pequeños ahorradores.