La Guardia Civil detiene a un vecino de Alcalá la Real (Jaén) por estafar más de 11.000 euros por Internet

JAÉN, 4 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil ha detenido a M.Z.G., de 53 años y vecino del municipio jiennense de Alcalá la Real, como presunto autor de dos delitos de estafa realizados a través de Internet y con los que se defraudaron más de 11.000 euros a dos empresas.

El Instituto Armado informó hoy en un comunicado de que la investigación comenzó el pasado 22 de abril, cuando los agentes del puesto de la citada localidad tuvieron conocimiento de la posible comisión de dos delitos de estafa ocurridos en sendas entidades bancarias alcalaínas. Como consecuencia de las pesquisas, se comprobó que una persona que había obtenido un trabajo por Internet, consistente en recibir transferencias de dinero en una cuenta que había abierto, tenía que remitir el dinero a los lugares que le indicaran las personas que le habían contratado y una vez deducida su comisión.

Esta persona recibió al menos dos transferencias de 3.220 y 3.300 euros, realizadas en nombre de una empresa de la localidad de Motril (Granada) a través de Internet y sin su consentimiento, tal y como denunció su gerente en una comisaría de Santa Coloma de Farnes (Barcelona), donde se encontraba por motivos de trabajo. Estos importes fueron retirados escasos minutos después de su ingreso, remitiéndolos a través de empresas de envió de dinero a dos personas residentes en Ucrania.

Al ser informado el inculpado por la entidad bancaria de que su cuenta había sido bloqueada por el carácter fraudulento de las transferencias, abrió otra en una caja de ahorros de Alcalá la Real, según las indicaciones de la empresa para la que trabajaba. En ella, en la que hizo constar como titular a su padre de 80 años y a él mismo como autorizado, se recibió otra transferencia de 5.100 euros de una empresa de La Coruña. En cualquier caso, y tras haber sido advertido por la entidad bancaria de que la transferencia había sido realizada sin consentimiento del pagador, no hizo caso y volvió a realizar el envió del dinero a Ucrania.

'PHISHING'

El modus operandi de este tipo de estafa, que se denomina 'phishing', se compone de varias fases, de modo que un primer momento se capta intermediarios a través de la Red, especialmente mediante correo electrónico, aunque también se produce con otros servicios como ICQ, el chat y los foros.

En ellos, se efectúan envíos masivos o publicidad de mercantiles que realizan ofertas de trabajo para captar a terceras personas que quieran ganar gran cantidad de dinero de forma fácil, rápida, empleando un reducido número de horas y desde su propia casa, abriendo o utilizando sus cuentas bancarias como intermediarias para recibir transferencias desde cuentas de presuntos clientes. Tras mencionar que exigen una conexión de 24 horas, las cartas ofrecen beneficios del cinco al diez por ciento o, incluso un sueldo mensual.

En una segunda fase, después de captar un amplio número de "trabajadores" de los que en realidad tan solo les interesa su participación como intermediarios titulares de cuentas de depósito, emplean diversos procedimientos para obtener las claves de usuario de banca on-line de las empresas estafadas.

Inmediatamente, comienza el proceso final con el uso de las claves del usuario y la ejecución de transferencias sin el consentimiento de los legítimos titulares, efectuando el ingreso de los fondos en las cuentas de los intermediarios captados con el 'spam' inicial. Con ellos contactan mediante correos electrónicos en los que se les indican las directrices sobre cómo y dónde remitir los fondos, ordenándoles su disposición inmediata y su remisión, deducida la propia comisión, a terceras personas a través de empresas de envío rápido de dinero como Western Union, Money Gram o similar.