La promoción de obra pública en colaboración con empresas privadas cayó a la mitad en 2008

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La licitación de obra pública a través de contratos de concesión, esto es, con financiación de la iniciativa privada, se redujo casi a la mitad (-48%) en 2008 respecto a un año antes, hasta suponer un importe de 5.026 millones de euros, según datos de la patronal de grandes constructoras Seopan recogidos por Europa Press.

Todas las obras fueron promovidas por la Administración local o autonómica, dado que el Gobierno central no puso en marcha ni un sólo proyecto en colaboración con empresas privadas durante el pasado ejercicio.

Los datos de la Administración central de 2008 contrastan con los 5.648 millones de euros licitados en 2007, el máximo desde al menos 2002, y que en su mayor parte correspondieron a los contratos de la primera parte del 'Plan Renove' de autovías de primera generación que lanzó el Ministerio de Fomento.

En 2008, las comunidades autónomas fueron las que más contratos de concesión de obras públicas promovieron, dado que sumaron un importe de 3.805,7 millones de euros, un 14,3% más que en 2007.

Los ayuntamientos, de su lado, sacaron a concurso obras concesionales por 1.220 millones, monto que arroja un crecimiento del 72,6% en relación a 2007, y que puede ser reflejo de las dificultades de financiación de la administración local.

Por tipos de obras, del total de contratos promovidos el pasado año por el conjunto de administraciones públicas, prácticamente la mitad (el 49,5%, unos 2.490 millones de euros) correspondieron a proyectos de movilidad urbana (fundamentalmente tranvías). Destacan otros 481 millones dedicados a construcción de nuevas carreteras y 203 millones más para ejecución de aparcamientos.

La puesta en marcha de obras en colaboración con la iniciativa privada constituye actualmente una de las principales reivindicaciones de las patronales de la construcción dentro su solicitud de impulsar la obra pública para combatir la crisis.

De hecho, el pasado miércoles, durante la toma de posesión del nuevo ministro de Fomento, José Blanco, el presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, solicitó el diseño de un "gran plan" de construcción de infraestructuras que cuente con la colaboración de la iniciativa privada.